www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

COCINERO

Bruno Oteiza: "Tiene el mismo valor gastronómico una alubia que una langosta"

miércoles 03 de abril de 2013, 18:17h
La cocina casera de vanguardia que ofrece a diario Bruno Oteiza en su programa televisivo "Cocina con Bruno" se plasma ahora en el libro "Del mercado al mantel", el primero en España que ofrece códigos QR para descargar vídeos con dispositivos móviles de las preparaciones paso a paso.
Bruno Oteiza, que dirige, entre otros restaurantes, Biko (México DF) -reconocido entre los 50 mejores del mundo por la revista Restaurant-, busca con este libro que la cocina casera "salga del do, re, mi, fa, sol habitual" con recetas "prácticas, pero con sorpresa, con un toque distinto, que dan alegría y frescura a la comida cotidiana", explica hoy en una entrevista con Efe.

La novedad de incluir los códigos QR en buena parte de las recetas se debe a que "cada vez están más metidos en la vida de la gente y muchos cocinan ya con la 'tablet'".

Por ello, además de poder seguir la receta recogida en el libro, el usuario accederá a vídeos en los que se detalla la preparación del plato paso a paso. Las imágenes proceden del programa "Cocina con Bruno" que ofrece a diario el canal Nova.

Para hacerlo "más práctico" las recetas se han organizado en torno a alimentos -distintas verduras, pescados, carnes, legumbres o quesos-, e incluyen consejos de utilización, de la temporada en la que deben comprarse y de cómo sacarles el máximo rendimiento.

De este modo, el televisivo cocinero pretende animar al usuario a "acudir al mercado, buscar el producto de temporada y elaborar un plato de cocina casera de vanguardia con las distintas recetas que se ofrecen del mismo". Además, Oteiza agrupa sus creaciones en distintos apartados como platos para regalar, sorprender, básicos, para los más osados, de aprovechamiento o los que suponen una ventana al mundo por proceder de otros países.

También propone menús para ocasiones especiales, desde el diseñado para "ganarte a los futuros suegros" al que permite "bajar la tensión después de las reuniones de vecinos", pasando por "consolar a tu mejor amigo/a" o "para después de la gimnasia conyugal".

Este concepto responde a la creencia de Oteiza de que "los libros de cocina casera tienen que cambiar, ser muy prácticos y estar muy bien hechos y organizados". El suyo, de Bainet Editorial, es "para tenerlo en la cocina o cerca de ella" y usarlo a diario para salir de la monotonía de los menús habituales.

El chef defiende que la "versatilidad" de la cocina permite adaptarla a cualquier presupuesto, por lo que la crisis no debe ser una excusa para comer peor. "Para mí tiene el mismo valor gastronómico una alubia que una langosta. La cocina es una herramienta viva y, si se cocinaba con productos más potentes en época de vacas gordas, ahora se puede recurrir a alimentos frescos, de temporada y de calidad y, echándole imaginación, ahorrar cocinando. Con más se puede hacer menos", sostiene.

Con una amplia trayectoria televisiva, opina del actual "boom" de los programas de cocina, tanto de recetas como "realitys", que "todo lo que sea mover la cocina siempre es positivo, siempre que se trate con respeto".

En cuanto a la lista de los 50 mejores restaurantes del mundo que la prestigiosa revista Restaurant publicará a finales de este mes, dice que su deseo es que se mantengan los dos mexicanos que han escalado puestos en los últimos años -el suyo, Biko, y Pujol, de Enrique Olvera- y que "haya diez más; también españoles".

Oteiza recuerda que este listado ha puesto en el mapa gastronómico mundial la cocina de Latinoamérica, olvidada por la Guía Michelin, que sólo analiza restaurantes de Europa, Japón y varias ciudades estadounidenses.

"Aunque las listas son algo coyuntural y aledaño, dan ganas de hacer las cosas muy bien, mueven al equipo de trabajo y a la clientela, así que ojalá podamos estar de nuevo", confiesa.