www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CASO INFANTA CRISTINA: EL DAÑO ESTÁ HECHO

jueves 04 de abril de 2013, 12:08h
Pase lo que pase en el futuro, continúe el juez con su show de imputación, se retire ésta porque la Audiencia le dé la razón al fiscal, el daño está hecho. Son muchos los que creen que ese era el objetivo: arañar a la Institución Monárquica. Todo el asunto Urdangarín tiene algo de circo mediático. El juez vive su momento de gloria. Ha alimentado el clímax hasta la imputación de la Infanta. El miserable Torres ha goteado los correos electrónicos para dar dramatismo a la historia. El juez no le ha exigido a que cesase en la tropelía y entregara de una vez todo lo que tenía. Por el contrario, parece claro que estaba encantado con prolongar el show.
Naturalmente que la ley es ley para todos. Pues claro que merece aplauso la actitud del Rey cuando afirma que está antes a favor de la ley que a favor de su familia. Nadie seriamente pone en duda que las presuntas trapisonderías de Urdangarín merecen la sanción de la Justicia. Y si la Infanta Cristina estuviera de alguna forma implicada en ellas tendría que aceptar el peso del Estado de Derecho. Que cada palo aguante su vela.
Lo que también resulta claro para muchos es el show al que se ha entregado con delectación un juez, que no es de carrera, sino que procede del cuarto turno. Todo, desde el principio, parece pensado para hacer el mayor daño posible. Y habrá que convenir que el magistrado lo ha conseguido, bailando al son que le marca el miserable Torres.
Ahora solo queda esperar, porque el Estado de Derecho ofrece garantías a todos. Y los recursos son varios y pueden prosperar.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.