www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RESEÑA

Nigel Warburton: Una pequeña historia de la filosofía

Nigel Warburton: Una pequeña historia de la filosofía. Traducción de Aleix Montoto. Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores, 2013. 272 páginas. 21,90 €
Los libros de divulgación son un problema para el reseñista. Por bien hechos que estén, siempre resultan insatisfactorios. Si el autor logra exponer de manera rigurosa el asunto que le interesa lo más probable es que no logre su objetivo de ser accesible; si atrae al lector medio difícilmente evitará la acusación de haberlo trivializado. Einstein decía que explicar la teoría de la relatividad a alguien que no está familiarizado con la matemática o la física es igual que explicar cómo se fríe un huevo a alguien que no sabe qué es el fuego, el aceite o la sartén. Lo mismo ocurre con la filosofía.

La tarea divulgadora resulta en este campo particularmente difícil. Los filósofos tratan por definición de escapar de los prejuicios y lugares comunes. Hacer accesible a un pensador significa, sin embargo, traerlo al lugar común y, por tanto, desvirtuarlo. Por supuesto, el lugar común cambia. Unas veces es el mito, otras la religión, la propia tradición filosófica o la visión tecno-científica. Lo que nunca ocurre es que la mayor parte de las personas posean una visión desprejuiciada de la realidad. Si fuera así no harían falta libros que traducen al denominador común el esfuerzo por salir de él.

Nigel Warburton ha escrito una pequeña historia de la filosofía, poco más de doscientas cincuenta páginas, y ha conseguido sin duda su propósito de ser ameno y facilitar la comprensión de las ideas de los filósofos. Lo que no ha logrado, en cambio, es una comprensión filosófica de esas ideas. Tras leer este libro el estudiante tendrá más posibilidades de superar sus exámenes y el tertuliano de exhibir su vasta cultura, pero es dudoso que ninguno de ellos haya penetrado en la esencia de las cuestiones. Se dirá que ese no puede ser el fin de un libro de divulgación, que la divulgación es una especie de periodismo del saber, y así es, pero la obligación del reseñista es recordarlo para que el lector no se confunda.

Como iniciación a la filosofía, o mejor, a cierta concepción políticamente correcta de la filosofía, el libro de Warburton está bastante bien. Sus mayores defectos hay que atribuirlos a sus prejuicios filosóficos. Resulta curioso en una historia que no se cuente con la posibilidad de que las ideas de los filósofos estén relacionadas con la época en que vivieron y, por tanto, que no puedan ser comprendidas del todo fuera de ella. Las diferentes perspectivas se ven como tentativas y aproximaciones parciales a problemas eternos, frente a las cuales la visión actual da la impresión de ser siempre mejor y más acertada. Este burdo progresismo, tan anglosajón, se refleja en cierta actitud condescendiente hacia los pensadores pasados (condescendencia a veces censurable, como cuando ridiculiza las tesis de Pirrón el escéptico dando crédito a las anécdotas de Diógenes Laercio) y claramente arbitraria a la hora de elegir a los pensadores más destacados del presente. Tengan en cuenta que en esta pequeña historia de la filosofía hay un capítulo dedicado a Philippa Foot y Judith Jarvis Thomson y ninguno a Husserl o Heidegger. ¿Imaginan una historia de la literatura en la que se dedicara un capítulo a Almudena Grandes y ninguno a Kafka o Joyce?

Concluiré con las únicas palabras que Warburton dedica a una de las obras filosóficas más relevantes del siglo XX: “Por aquel entonces, Heidegger estaba ocupado escribiendo Ser y tiempo (1962), un libro increíblemente difícil que algunas personas consideran una importante contribución a la filosofía y otros una obra deliberadamente oscura”. El texto no es de 1962, sino de 1927, y en absoluto se trata de algo increíblemente difícil, aunque para entenderlo es preciso saber qué son el fuego, la sartén y el aceite.


Por José María Herrera
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.