www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

¿cuál es la situación del realismo español?

Antonio Cazorla: "Ser un pintor realista puede hacer que te sientas devaluado como artista"

sábado 27 de abril de 2013, 16:06h
En 1996, Antonio Cazorla expuso de forma individual en la galería Haurie de Sevilla con gran éxito de crítica y ventas, y en los siguientes años participó en exposiciones y ferias de arte por toda España (Madrid, Barcelona, Sevilla, Las Palmas de Gran Canaria, Málaga o La Coruña), así como en el extranjero (Lisboa y Bruselas). A principios de 2002, Cazorla cambió su residencia a Reino Unido, donde logró el reconocimiento de la Galería Albemarle de Londres. En junio de 2004 participó en la feria internacional ArtLondon en Chelsea (Londres). En 2006 y 2008 presentó su segunda y tercera exposiciones individuales en la capital británica. Recientemente, ha comenzado a trabajar para Arcadia Gallery de Nueva York.


¿En qué lugar posicionaría el realismo hecho en España en el panorama internacional? ¿Goza de interés en el extranjero?
El realismo hecho en España despierta bastante interés en el extranjero, al menos así me lo parece por mi experiencia y por estar en contacto con artistas que también exponen su obra en otros países. Gozamos de dos ventajas para atraer miradas hacia nuestras obras: la concepción del color y la luz, por nuestro clima suave, y nuestra cultura histórico-artística, un pasado que sin duda influye en la importancia que damos al arte. Esto también ocurre con los pintores italianos, por lo que pienso que, en general, los mejores pintores realistas de Europa están en España e Italia. El problema que puede surgir a veces es de tipo iconográfico si tendemos a ser demasiado locales al elegir nuestras temáticas. Algunos artistas adaptan su obra al gusto del espectador, galerista o experto extranjero para que su obra sea más aceptable, pero no creo que esto sea siempre necesario. Hay muchas temáticas, ideas y conceptos universales sobre los que un artista puede basar su obra para llegar a otras culturas.

¿Cómo valora la acogida que tiene el realismo en España entre galeristas, coleccionistas y museos de arte contemporáneo?
En España tengo la sensación de que, dependiendo del circulo artístico en que te muevas, el hecho de ser un pintor realista puede hacer que te sientas devaluado como artista. Estamos casi totalmente apartados de los ambientes contemporáneos. Muchos coleccionistas se dejan influir por ese esnobismo de algunos críticos que consideran el realismo como una tendencia acabada. En cuanto a los museos también ocurre, exceptuando la gran iniciativa de Juan Manuel Infiesta, creador hace unos años del Museo Europeo de Arte Moderno en Barcelona, especializado en arte realista. Este museo está siendo un éxito y demuestra que nuestra sociedad entiende que el realismo aún tiene mucho que decir.

¿Qué considera fundamental abordar para poner en valor el realismo en España?
Creo que aún nos queda algo de ese complejo que hace algunas décadas hizo que quisiéramos mostrarnos al mundo como un país moderno que rompía con su pasado. Es bueno para el arte que constantemente se estén cuestionando los límites y su definición, pero no me gusta la exclusión constante del realismo de los ambientes más contemporáneos. La aceptación que tiene el realismo en otros países, especialmente Estados Unidos, nos debería hacer pensar más sobre esto. El realismo no es una tendencia agotada, ya que constantemente surgen artistas con una visión personal y diferente para abordar la realidad en un cuadro. Necesitamos más apoyo de las instituciones para evidenciar nuestra presencia y, por qué no, de la prensa y de los suplementos culturales leídos por el gran público.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.