www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Crónica económica

Reducir el salario mínimo no: eliminarlo

domingo 26 de mayo de 2013, 22:31h
El semanario británico TheEconomist ha dicho que hay muchas reformas en España que están por hacer. Una de ellas es la reducción del salario mínimo. Pero lo que hay que hacer es eliminarlo.
TheEconomist comienza por tomar nota de la situación actual: Siete trimestres consecutivos sin crecer, un paro del 27 por ciento, y el déficit sigue en el 7 por ciento. Y eso, en España, que es “la única economía grande del euro que ha estado cerca de un rescate”, en referencia al europréstamo a la banca de 100.000 millones, de los cuales ya hemos tomado 41.000.

Luego hace un repaso interesante por los puntos fuertes de nuestro país: “A diferencia de Francia, ha hecho grandes reformas estructurales. A diferencia de Italia, tiene un gobierno fuerte que espera durar hasta las próximas elecciones, a finales de 2015”. Ha fusionado 38 entidades financieras, se ha recapitalizado la banca, y una parte de sus activos tóxicos, con un valor de 50.000 millones, se han trasladado al banco malo. “A diferencia de otros países en la eurocrisis, el sector público se está reduciendo: Se han perdido 375.000 empleos públicos”. Además, los costes laborales están cayendo, lo que ha contribuido a que nuestro país gane competitividad, y hemos pasado de un déficit por cuenta corriente de casi el 10 por ciento del PIB “a un superávit, y no sólo por la caída de las importaciones”.

Por cierto, y haciendo un inciso en este recuento, que el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schaüble, ha declarado en una entrevista concedida al diario ABC, que “España cuenta con una economía fuerte, ha reducido sus costes laborales, ha aumentado significativamente sus exportaciones y ha hecho un buen trabajo en la reestructuración de su sector bancario”, y que “los mercados financieros hoy reconocen esta política exitosa”.

Pero lo que dice TheEconomist es otra cosa. Al Gobierno se le ha agotado el impulso reformador. “Pero se necesita más: reformas en los beneficios sociales, un menor salario mínimo en algunas regiones, favorecer los mini-jobs y el empleo a tiempo parcial, y reducir el peso de las pensiones”. Y añade: “No está claro que el gobierno de Mr. Rajoy tenga los arrestos para impulsar esas reformas”. A eso hay que añadir una cosa, y es que no hay fuentes claras de crecimiento futuro.

El juicio sobre la menguante voluntad reformadora del gobierno es certero. Sobre el salario mínimo, con todo, no se trata de reducirlo en las comunidades con menor renta, sino en eliminarlo. La lógica de reducirlo en las regiones con menor renta es que es allí donde el salario mínimo ejerce toda su influencia: Como prohíbe a empresarios y trabajadores llegar a un acuerdo por debajo de cierto límite, en las regiones pobres habrá muchas ocasiones en las que el acuerdo posible quede por debajo de ese límite. Lo cual expulsa del mercado a un número mayor de trabajadores. ¿Es una casualidad que, con un salario mínimo, las regiones más pobres sean también las que tienen un mayor paro? En absoluto. Pero esa lógica tiene que llevar, en última instancia, a eliminar el salario mínimo, y llegar así a una situación como la de Alemania, que no lo tiene.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.