www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La nueva Ruta de la Seda por las vías del ferrocarril

Izabela Barlinska
x
ibarlinskaelimparciales/11/1/11/23
miércoles 29 de mayo de 2013, 20:35h
El 11 de mayo los presidentes de Kazajstán y Turkmenistán inauguraron la primera línea de ferrocarril que conecta directamente los dos países en toda su historia. Esta vía ferroviaria es parte del proyecto ferrocarril Norte-Sur, que conecta Asia Central, incluyendo China y Rusia, con el Oriente Medio y el Golfo Pérsico.

El costo de la construcción ha sido financiado por los países participantes y por el Banco Asiático de Desarrollo en el marco del programa de Cooperación Económica Regional en Asia Central, CAREC, que se estableció en 1997 para fomentar la cooperación económica entre los países de la región de Asia Central. En particular, la cooperación entre los estados miembros del Banco Asiático de Desarrollo, tales como Afganistán, Azerbaiyán, China, Kazajstán, Kirguistán, Mongolia, Pakistán, Turkmenistán, Tayikistán y Uzbekistán.

La nueva línea ferroviaria demuestra la creciente cooperación entre Kazajstán y Turkmenistán y evita pasar por el territorio de Uzbekistán, con quien ambos países mantienen relaciones tradicionalmente frías. Es también una de las múltiples iniciativas cuyo propósito es romper con el esquema de las infraestructuras heredado de la Unión Soviética.

La nueva red se utilizará principalmente para la exportación de trigo y petróleo kazajo, así como el tránsito de mercancías hacia y desde Afganistán. Además, podrá ser aprovechada para transportar suministros a las tropas de la OTAN estacionadas en Afganistán, así como para la operación de retirada de la misión de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad, a completar en el 2014.

A finales de 2013, está prevista la finalización de la construcción del último tramo ferrocarril que proporcionará un enlace entre Turkmenistán e Irán. La red ferroviaria Kazajstán-Turkmenistán-Irán es parte de los grandes proyectos de infraestructura realizados en los últimos años en Asia Central. En 2011 se estableció la línea de ferrocarril desde Uzbekistán a Afganistán, y en 2012 se puso en marcha una segunda línea de ferrocarril de China a Kazajstán. Estos proyectos y otras iniciativas previstas (ferrocarril Turkmenistán-Afganistán-Tayikistán, y China-Afganistán) integrarán la región con China y el Oriente Medio, reduciendo su dependencia de Rusia.

Las nuevas conexiones ferrocarriles son un reflejo de los cambios que están teniendo lugar en Asia Central: la reducción de la importancia de Rusia y el legado soviético y, al mismo tiempo, el desarrollo de las infraestructuras dentro de la zona y con los nuevos actores de la región, especialmente con China y los países de Oriente Medio.

Es cierto que Rusia está actualmente involucrada en tres grandes proyectos de integración de sus antiguas repúblicas asiáticas en la Unión Aduanera, el Espacio Económico Común y la Unión Euroasiática. Sin embargo, y en contra de las intenciones de Rusia, las diferencias de intereses económicos y políticos entre los estados miembros de todas estas organizaciones ponen en duda que puedan ser utilizadas como un posible contrapeso a la Unión Europea.

Izabela Barlinska

Politóloga

IZABELA BARLINSKA es Doctora en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid e investigadora asociada de Analistas Socio-Políticos

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+
0 comentarios