www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RESEÑA

Thomas Ligotti: Noctuario

domingo 30 de junio de 2013, 13:30h
Thomas Ligotti: Noctuario. Traducción de Marta Lila. Valdemar. Madrid, 2013. 240 páginas. 21 €
La literatura de Thomas Ligotti ha tardado quizá demasiado tiempo en calar en los editores españoles dedicados al terror, pero sin duda se trata de uno de los mejores escritores contemporáneos dentro del género. Nacido en Detroit en 1953, ha compartido la tarea de editor asociado en Gale hasta 2001 junto con la de escritor de relatos de terror. Su primera colección de cuentos data de 1986, publicada bajo el nombre de Songs of a Dead Dreamer.

Yo tenía noticia de Ligotti allá por 1997 cuando el prolífico músico británico David Tibet, uno de los pilares del underground oscuro con su proyecto Current 93, publicaba el primero de sus tres álbumes en colaboración con el escritor, titulado In A Foreign Town, In A Foreign Land. A éstos les seguirían una serie de relatos publicados por el mismo Tibet bajo su editorial Durtro Press.

No obstante, la primera publicación en España de textos de Ligotti sería en 2007. Fue una adaptación de diversos relatos en formato cómic, editados por Panini Comics, que quizá no hacían toda la justicia necesaria a este insigne escritor. Como no, ha tenido que ser Valdemar -aunque le ha costado-, la primera en traer a la primera línea de la edición española una recopilación de los mejores relatos de Thomas Ligotti. Conscientes de la importancia del escritor, Valdemar ha optado por ponerlos en su colección de cabecera, “Valdemar Gótica”, como bien merece.

Los relatos de Ligotti nos revelan una nueva mirada al terror. La dimensión psicológica es fundamental para el escritor, quien trata de ubicar a sus personajes en espacios y en tiempos fuera de la realidad, como manera primera de deslocalizar al lector, dejarlo sin referencias, para que no sepa por dónde en realidad está transitando.

De veras, Ligotti nos conduce por dónde él quiere y hacia donde él quiere. A veces toma personajes del imaginario mitológico universal –tal es el caso de “La Medusa”- para traerlos a su mundo y utilizar sus caracteres inquietantes y mágicos, los cuales pone al servicio de su pluma para desconcertar al lector. Otras veces utiliza la elipsis: en una enumeración de sucesos anuales, como la aparentemente inocente festividad de Halloween, el horror que imaginaba el lector se materializa en una breve noticia que, con maestría, Ligotti deja caer un año después de haber sucedido. Fantasías de una ciencia ya pasada -a la que sin embargo Ligotti denomina ciencia del futuro- con los inventos de un doctor loco, nos recuerdan al intrigante El hombre de arena de E.T.A. Hoffmann.

La versatilidad en los registros y el saber aprovechar al máximo cada una de sus frases hace que Ligotti sea capaz de llenar de inquietud el alma del lector incluso en microrrelatos de una o dos páginas, como lo son los recogidos en la última parte del libro.

Thomas Ligotti es, a buen seguro, una de las mentes preclaras de la narrativa de terror contemporánea, con una nueva iconografía y con un lenguaje sutil, traslada a sus lectores a una dimensión desconocida. Ligotti merece un lugar de privilegio, así que esperemos que esta publicación sea el primer paso para dar a conocer la magnífica obra de este maestro del terror contemporáneo en nuestro país.

Por Pedro Ortega
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.