www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La lucha contra el tiempo

lunes 01 de julio de 2013, 20:43h
Tempus fugit. Viejo verso. Vieja sabiduría.

Nuestra cultura se ha dedicado a medir el tiempo tratando de asirlo, de aislarlo para pararlo. La cultura del reloj es toda una forma de vida, una carrera contra la vejez, contra la fugacidad de las sensaciones, la volatilidad de las emociones, la fragilidad de la memoria. En vez de vivir con el tiempo luchamos contra él como un enemigo que nos devora como el Cronos de Goya a sus hijos.

Con ese miedo inventamos mil formas de agarrarlo para que no se nos escape, para poder volver, como canta el tango, al instante pasado y desdibujado. La poesía y la música le cantan al tiempo que marchita flores y frentes, sabiendo de la imposibilidad de una victoria.

Las palabras son una forma temprana de lucha, escribir para permanecer. La semana pasada en mi particular compulsión a la escritura cité a un amigo argentino que escribe con la luz, compulsivamente fotografía su vida y su mundo. Como él toda la cultura digital se afana en captar los milisegunodos de cada tarde de cañas, de cada fiesta, de cada evento familiar o deportivo. Nada es suficiente para esta lucha perdida desde el inicio.

Escribir, con palabras, con luz, con dibujos como la vieja tu pictura poesía, todo vale para representar la vida. La carrera se ha acelerado tanto que se superpone la vida con su representación, superponiéndose casi con simultaneidad la sensación y el botón de disparo de cámaras. Pocos usan ya la pluma, el boli o el lápiz, las imágenes han ganado la lucha interna.

Así, el periodismo representa en su versión digital la representación pública de las diferentes versiones de la realidad, actualizando constantemente con mininoticias los diarios de todo el mundo, ya más anecdóticos que analíticos.

Y si, en la anécdota nos encerramos, pensando en encerrarla a ella para nuestro recuerdo y el de los visitantes de los foros de facebook o picasa, nos olvidamos de vivir, como canta Julio Iglesias “De tanto correr por la vida sin freno/Me olvidé que la vida se vive un momento”.

Corriendo y corriendo pasa la vida y nos vamos haciendo viejos sin remedio, a lo Mercedes Sosa, viviendo del pasado y olvidando la realidad que nos quema, luchando para nada y por nada. Y el tiempo pasa.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.