www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

seguro desde la primera fotografía

El forense en el caso Bretón, sobre los restos de la hoguera: "Eran claramente humanos"

miércoles 03 de julio de 2013, 12:12h
El especialista forense que analizó los restos óseos procedentes de la hoguera que José Bretón hizo en la finca Las Quemadillas "eran claramente de humanos".
El antropólogo forense Francisco Etxeberria ha asegurado ante el jurado que juzga a José Bretón por el asesinato de sus dos hijos que los restos óseos que analizó procedentes de la hoguera que el acusado hizo ese día en la finca "Las Quemadillas" son de origen humano.

Etxeberria ha explicado que pasó de lo "posible a lo probable y a la certeza" desde que vio la primera fotografía hasta que analizó los restos en Madrid el 14 de agosto de 2012, mientras que la "confirmación" llegó al comprobar que los dientes "eran claramente de humanos".

El forense ha relatado que tuvo contacto con el caso al hablar con su amigo Luis Alviall, responsable del georadar que se utilizó en la finca de "Las Quemadillas" para buscar algún rastro de los menores.

Tras esa primera conversación, estableció contacto con María del Reposo Carrero, abogada de Ruth Ortiz, madre de los niños, y le comentó que sería conveniente analizar los retos óseos, ya que es "complicado determinar su origen animal o humano si están muy fragmentados".

El forense tomó contacto con los restos óseos diez meses después del dictamen de la perito policial, Josefina Lamas, que aseguró en un primer informe que los restos era de origen animal.

Etxeberria ha expuesto ante el tribunal que para comparar los restos utilizó esqueletos de humanos inmaduros y tras realizar hasta 142 fotografías llegó a la conclusión "absoluta" de que eran de origen humano.

Al detectar hasta dos huesos del tobillo y otros tantos del cráneo, tuvo la certeza de que los restos pertenecían a "dos humanos distintos", mientras que al comprobar el grado de calcinación y la morfología pudo asegurar que se quemaron cuerpos en lugar de huesos y la temperatura de la hoguera superó los 800 grados.

Asimismo, Etxeberria ha podido determinar la posición que ocupaba el cuerpo del mayor de los niños en la hoguera, aunque no ha podido hacer lo mismo con el del más pequeño, debido a que "había muy pocos huesos".

También ha asegurado el forense que, aunque no puede determinar las causas de la muerte, desde el punto de vista de la medicina legal se produjo de "forma violenta" y tuvo un origen "homicida".

Ha añadido que el nivel de calor que alcanzó la hoguera y debido a la calcinación de los restos "es imposible extraer ADN", mientras que ha calificado de "imposible" que no se quemara otra cosa que no fuera "cuerpos humanos y de niños de 2 y 6 años", edades que coinciden con las de los hijos de Bretón cuando denunció su desaparición el 8 de octubre de 2011.

Etxeberria ha explicado que el hecho de realizar el análisis diez meses después de hallar los huesos en la hoguera "no implica diferencias en los resultados".

El forense ha manifestado que desconoce por qué no aparece en el acta de su intervención el "desprecinto" de la caja en la que se encontraban los huesos, si bien ha asegurado que "nunca se rompió la cadena de custodia".

Además, ha precisado que entre los restos analizados "no existe ninguno de origen animal", una conclusión totalmente diferente a la que llegó la perito policial Josefina Lamas, quien no encontró ningún hueso de origen humano.

En este sentido, el forense ha defendido la "profesionalidad" de la perito policial, aunque ha considerado que el posible error se ha podido deber a la "inexperiencia" en trabajar con restos incinerados.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios