www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA

sábado 03 de mayo de 2008, 21:36h
La asignatura de Educación para la Ciudadanía no es en sí misma rechazable. Tampoco lo era la Formación para el Espíritu Nacional. Lo que pasa es que Franco convirtió esa asignatura en una fórmula para adoctrinar a los niños en favor de su régimen totalitario.

Varias sentencias y el rechazo cada vez más numeroso de los padres de familia hacen pensar a muchos que la Educación para la Ciudadanía se ha convertido también en una fórmula para el adoctrinamiento de la infancia y la adolescencia españolas en el entendimiento socialista de la vida.

El propósito de algunos al poner en marcha Educación para la Ciudadanía fue, sin duda, constructivo. Para otros, sin embargo, significaba hacer lo mismo que Franco pero al revés. Es lo que está sucediendo, por ejemplo, con el estudio del idioma castellano en Cataluña. Es prácticamente imposible escolarizar en castellano a un niño en toda la región catalana. Carod Rovira y sus cómplices, sacudidos por la tentación totalitaria del poder que les domina, están haciendo lo mismo que hizo Franco contra el catalán, ellos contra el castellano.

Se trata, en fin, de imponer un sistema educativo, violentando el derecho de los padres a educar a sus hijos como estimen conveniente. El asunto es de tal envergadura, tiene tal profundidad y consecuencias futuras tan graves que resulta necesario abordarlo con mesura, estudiarlo con moderación y poner las bases para evitar que se enmascare, tras esa asignatura de Educación para la Ciudadanía, un abuso que lesione los derechos humanos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.