www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL ERROR POLÍTICO DE RAJOY

lunes 15 de julio de 2013, 13:30h
Hasta alguno de sus fieles más cercanos opina ya que los silencios de Rajoy han sido un error. No ver nada, no oír nada, no decir nada, puede ser una fórmula inteligente en algunos casos. En otros, significa un error de consecuencias muy graves. El problema que tiene hoy Rajoy se apellida Arriola. Sobre el asunto Bárcenas no se podía callar. Era necesario dar la cara ante la opinión pública y combatir los manejos y los chantajes del extesorero. Otro gallo muy distinto cantaría en el corral de Moncloa, si Mariano Rajoy hubiera salido a decir desde primera hora lo que en estos momentos le refriega Esperanza Aguirre.

La política avestruz de esconder la cabeza, la política inane de esconderse y negarse, incluso, a citar el apellido que está en boca de millones de españoles solo podía conducir a otorgar lo que se callaba. Grave error. Gravísimo error. Mariano Rajoy es un excelente dialéctico y, al margen de declaraciones en televisión, debería haber mantenido en el Congreso de los Diputados, los debates necesarios para despejar dudas. No lo ha hecho y, si en la calma abrupta de Moncloa medita ahora lo que ha ocurrido, parece claro que el presidente reconocerá por lo menos para sus adentros el error cometido. Las cosas han llegado adonde han llegado por la torpeza de esa política de no hacer nada que le aconsejaron sus fontaneros. Bárcenas podía ser hoy una anécdota si se hubiera planificado una estrategia distinta a la de no hacer nada. Hoy se ha convertido en un problemón que mueve incluso la silla curul donde Rajoy se sienta con una mayoría absoluta que debería haber constituido su salvaguarda en una acción más decisiva y comprometida. Tras la declaración de Bárcenas ante el juez Ruz, difícil es aventurar el movimiento de fichas que necesita Moncloa para zafarse del embrollo en el que se ha metido por la torpeza de no hacer nada.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.