www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JOSÉ BLANCO, VÍCTIMA DEL AGRESIVO CLIMA DE LA CORRUPCIÓN

viernes 19 de julio de 2013, 13:00h
José Blanco es un político serio, capaz y constructivo. Se podrá coincidir con su ideología, se podrá discrepar de ella. Pero habrá que reconocer que sus movimientos en política son siempre respetables. La suerte no le ha acompañado en los últimos meses porque unas denuncias extemporáneas y algunas turbias maniobras le situaron en el ojo de ese huracán de corrupción que zarandea a España.

Ahora el Tribunal Supremo ha puesto las cosas en su sitio y ha certificado la honradez de José Blanco. Lo que no se ha resuelto es el desgaste que ha arañado al político durante un largo periodo de tiempo. Los partidos deberían concordar una fórmula para establecer en qué momento debe un político cesar en sus responsabilidades cuando se pone en marcha un proceso judicial. Ahora todo está en el aire ocasionando perjuicios a veces irreparables.

José Blanco puede exhibir certificado de honradez reconocida por el Tribunal Supremo. A mí me parece obligado dejar constancia en esta sección de El Imparcial de la sentencia judicial que le favorece. O mejor dicho, que le hace justicia. Es lo menos que puede exigirse del periodismo serio.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.