www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TOCATA Y FUGA DEL PRESIDENTE GRIÑÁN

miércoles 24 de julio de 2013, 10:45h
La juez Alaya ha derrotado al presidente de Andalucía. El poder judicial ha vencido al poder ejecutivo. Con muy buen sentido, José Antonio Griñán se ha puesto en fuga. Sabe hasta dónde puede llegar la escandalera de los eres y está tratando de salvar los muebles del partido. Si el caso Bárcenas ha conmocionado a España, la tropelía de los eres produce general indignación. Aquí no se trata de cuentas internas de un partido ni del enriquecimiento de un extesorero ni de las donaciones irregulares de empresas poderosas. Aquí se trata de que un grupo de socialistas y de sindicalistas han trincado el dinero público destinado a aliviar la situación de los trabajadores en paro. Las trapisonderías descubiertas por la juez son tantas, el descaro para enriquecerse tan cínico, la voracidad económica tan incontenible, que el ciudadano español, sobre todo el andaluz no sale de su asombro. Y Griñán es, como escribe Ignacio Camacho, “el hombre que firmaba las ampliaciones presupuestarias que cebaban la partida oculta”.

El presidente andaluz sabe que no hay quien pare la maquinaria puesta en marcha de la Justicia. Con él en el poder, el PSOE andaluz quedaría triturado. Así es que ha hecho el paripé de unas elecciones primarias sin candidatos para elegir a dedo a su sucesora y salvar la suculenta parcela de poder que todavía el PSOE mantiene en Andalucía.

La palabra encorvada de José Antonio Griñán no ha engañado a nadie. Se va no por razones personales o familiares. Se va para que el desastre socialista no sea completo. No se ha aferrado al cargo porque sabe que no puede. La tocata y fuga de José Antonio Griñán es consecuencia directa de un hiriente caso de corrupción, de esa corrupción que emponzoña a una parte de la clase política española.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.