www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El caso Navalny revela conflictos internos en el gobierno ruso

Izabela Barlinska
x
ibarlinskaelimparciales/11/1/11/23
jueves 08 de agosto de 2013, 19:54h
Se suponía que el juicio contra Alexei Navalny, el líder más popular de la oposición rusa, iba a ser una demostración de fuerza del gobierno de Putin en contra de la oposición. Pero el proceso, generalmente considerado fabricado, no solo ha causado una ola de descontento y las manifestaciones espontáneas de solidaridad con el condenando, sino que también ha provocado grandes controversias en la elite gobernante rusa.

Recordemos que Alexei Navalny, un opositor político y el candidato para el cargo de alcalde de Moscú, ha sido condenado a cinco años en la colonia penal. Navalny fue declarado culpable de negocios corruptos cuando desempeñó la función de asesor del Gobernador de la provincia de Kirov. Después de que se anunciara el veredicto, fue arrestado, pero un día más tarde, a petición de la Fiscalía, el tribunal lo dejó en libertad, manteniendo sólo la prohibición de salir de Moscú hasta la apelación.

El proceso se ve como la respuesta del Kremlin a la creciente inquietud en la sociedad y a la aparición gradual de una alternativa política al gobierno. La ampliación de la base social de las protestas, observada en los últimos años, hizo que el acoso por parte de las autoridades afecte no sólo a los líderes de la oposición, sino también a menudo a los participantes accidentales de numerosas manifestaciones, a los voluntarios y a los activistas de ONGs. Las represiones afectan también a los representantes de la administración estatal: causas penales, registros y detenciones de los funcionarios, se han convertido en parte de la vida cotidiana, y la sensación de peligro e inestabilidad entre la burocracia estatal se profundiza.

El caos en la toma de decisión en el proceso contra Navalny, refuerza la impresión de discordia en el gobierno y falta de coordinación en las decisiones claves. El desacuerdo interno concierne tanto a las medidas represivas contra opositores políticos, como al poder y la influencia de los distintos miembros de la elite. Por un lado hay siloviki, los partidarios de métodos fuertes, miembros del Comité de Investigación en el caso de Navalny, y por otro lado, los partidarios de los métodos más moderados, que incluyen a Sergei Sobyanin, alcalde de Moscú que aspira a la reelección este septiembre. Esta postura de “guante blanco” podría fortalecer su legitimidad política vinculada con el presidente Putin, quien le designó al puesto de la alcaldía.

Al mismo tiempo, se observan otros crecientes conflictos dentro de la elite, como las guerras en kompromaty, la información que desacredita a los funcionarios importantes y que es filtrada a los medios de comunicación por otros miembros de la elite. En esta lucha, incluso los colaboradores de mayor confianza de Putin están bajo ataque y no tienen ninguna garantía de preservar su posición.

Un cambio nunca visto en la decisión judicial sobre la detención y liberación de Navalny puede indicar el comienzo de la erosión del centro de toma de decisiones en el Kremlin. Esta sensación de debilidad, a su vez, puede ser un predictor de la gravedad de los conflictos internos en la elite en un momento de deterioro de la situación política en el país y de dificultades económicas.

Izabela Barlinska

Politóloga

IZABELA BARLINSKA es Doctora en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid e investigadora asociada de Analistas Socio-Políticos

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios