www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

GARZÓN EN GIBRALTAR

jueves 05 de septiembre de 2013, 15:08h


A nadie le ha extrañado que Baltasar Garzón se haya entrevistado con el ministro principal de Gibraltar, ese chuleta que se aprovechó de los desatinos de Moratinos y que ha encontrado la horma de su zapato en García-Margallo. El exjuez estrella está ya en los aledaños del antisistema y tiene muchas cuentas pendientes que saldar. Una de ellas con Manos Limpias. Algunos observadores creen que su visita a Gibraltar tenía como objetivo atizar al ministro principal contra Manos Limpias.

Esta organización ha acusado, seguramente con razón, al señor Picardo de cómplice en el contrabando, el blanqueo de capitales y otras trapisonderías que han situado a la renta per cápita gibraltareña entre las primeras del mundo. Gibraltar ha pasado de colonia británica a paraíso fiscal.

Baltasar Garzón juega sus cartas para encabezar un posible Gobierno de Frente Popular ampliado. Sus posibilidades no son grandes. Pero se equivocan los que creen que está fuera de juego. No es así. Potentes instancias nacionales e internacionales le apoyan y él sabe jugar a fondo su posición. La visita que ha hecho a Gibraltar en estos momentos es indigna y ha provocado la ira de sectores responsables de la vida española a izquierda y a derecha. Pero a Garzón le entra por un oído y le sale por otro la opinión de esos sectores. Él juega abiertamente la carta de la ultraizquierda y mide cada unos de sus movimientos porque aspira a regresar a la vida política nacional por la puerta grande. Tiene pocas posibilidades, como he dicho, de conseguirlo pero las juega a fondo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.