www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Rusia de dos velocidades: las elecciones regionales

Izabela Barlinska
x
ibarlinskaelimparciales/11/1/11/23
miércoles 18 de septiembre de 2013, 20:35h
Las recientes elecciones regionales en Rusia se celebraron conforme a unas nuevas leyes electorales, que de facto apoyan a los candidatos y los partidos relacionados con las autoridades. La liberalización de la ley de partidos ha llevado a un aumento en el número de agrupaciones, muchos con un apoyo marginal, lo que ha facilitado la dispersión de los votos. La mayoría de los partidos no superó el umbral electoral aunque, según los cálculos de los expertos, estas habían conseguido un 30-40% de los votos. Esto a su vez ha mejorado significativamente los resultados del partido favorito del gobierno, Rusia Unida que, en la distribución de escaños, se ha quedado con una gran parte de esos votos.

Si bien en la mayoría de las regiones ganaron los candidatos apoyados por el gobierno, en varias ciudades con tradiciones de movimientos sociales, fueron los candidatos independientes los que consiguieron buenos resultados. Sin duda, el máximo interés lo despertaron las elecciones de alcalde de Moscú. A pesar de la victoria del candidato del Kremlin, Sergei Sobyanin (51,4%), el líder de la oposición, Alexei Navalny, recibió un sorprendentemente alto porcentaje de votos (27,2%).

La intención de las autoridades, que permitieron a Navalny presentarse a las elecciones, aunque tiene un proceso judicial pendiente, fue marginalizarle como un representante de la oposición. Sin embargo, la participación de Navalny se convirtió en una desagradable sorpresa para las autoridades. Navalny llevó a cabo una campaña dinámica y moderna, en contraste con la estática campaña del actual alcalde, y no renunció a una batalla política dura, atacando a los representantes de la élite gobernante, incluyendo Sobyanin. La campaña y el resultado electoral ascendieron a Navalny desde el nivel de un opositor testimonial al de un político serio que representa los intereses de una parte crucial de la sociedad frustrada por la falta de representación política: los hombres de negocio, la clase media y la generación más joven de los votantes.

Los resultados de las elecciones mostraron una vez más una "Rusia de dos velocidades": las grandes ciudades y las regiones con una creciente presión social y un aumento de la demanda de pluralismo político se diferencian claramente de las regiones pasivas, donde los cambios políticos vienen desde arriba, y donde las autoridades controlan el proceso electoral y así, sin problema, aseguran su reelección. A pesar de la superioridad numérica de las regiones pasivas, no hay que olvidar que es precisamente Moscú y algunas otras ciudades, grandes y activas, las que determinan los cambios en la política, y en ellas se decidirá el futuro del sistema político de Rusia. Recordemos que las protestas de Moscú en diciembre de 2011 dieron el impulso al proceso de erosión de la estabilidad política imperante en Rusia.

Izabela Barlinska

Politóloga

IZABELA BARLINSKA es Doctora en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid e investigadora asociada de Analistas Socio-Políticos

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios