www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ARTURO MAS Y EL CUÑADÍSIMO: NEPOTISMO ELEVADO AL CUBO

miércoles 25 de septiembre de 2013, 11:11h
A Cristóbal Martínez Bordiú, marqués de Villaverde, se le llamaba en tiempos de la dictadura el yernísimo y se contaban sus negocios, muchas veces inventados, en las tertulias clandestinas. Joan Antoni Rakosnik es ya para los catalanes el cuñadísimo. Un reportaje de Javier Chicote ha puesto en evidencia la prosperidad de este personaje, cuñado de Arturo Mas, la marioneta de Oriol Junqueras, que se encaramó en la presidencia de la Generalidad.

El grupo al que pertenece el cuñadísimo ha pasado de facturar 5,3 millones de euros a la Generalidad a la cifra descomunal de 322 millones. Del tripartito al Gobierno de Mas, la contratación se ha multiplicado por 60. El fichaje del señor Rakosnik ha sido la mejor inversión del grupo Seidor. Menudo negocio. En plena crisis, cuando todo son retrocesos y recortes, el cuñadísimo ha conseguido que se multipliquen por 60 las cantidades contratadas con la Generalidad.

No sé si la ley de transparencia contemplará casos como el denunciado por Javier Chicote en ABC. Está claro que debería hacerlo. Cuando el nepotismo se eleva al cubo, el escándalo entre los contribuyentes crece en la misma proporción. La corrupción en Cataluña, como ha dicho un ilustre periodista, se está haciendo endémica. Fue reconocida por Maragall en el propio Parlamento y se extiende imparable por los más diversos sectores de la vida catalana. La pirueta de la secesión no servirá para taponar las responsabilidades de los que despilfarran el dinero público o se benefician de él.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.