www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El paternalismo y sus formas

miércoles 25 de septiembre de 2013, 20:12h
En un artículo publicado en 2005 en Public Choice bajo el título “Afraid to be Free: Dependency as Desideratum”, el premio Nobel de Economía James Buchanan distinguió cuatro maneras de concebir un control colectivista sobre la libertad de las personas.

En primer lugar, lo que Buchanan llama “socialismo gerencial” en alusión al modelo soviético que postuló por décadas la propiedad colectiva de los medios de producción: un modelo prácticamente desaparecido, en la teoría y los hechos, de la faz del planeta. En segundo lugar, el “socialismo paternalista” o también “dirigista” que presupone que las élites gobernantes conocen mejor que los propios ciudadanos sus verdaderos intereses, razón por la cual se sienten con derecho a imponerles su estructura de valores. En tercer lugar, el “socialismo distribucionista” que, si bien no rechaza la generación de riqueza por parte del mercado, se arroga para sí la facultad exclusiva de distribuirla haciendo uso de una retórica demagógica. En cuarto lugar, finalmente, el “socialismo parental” que, a la inversa del “paternalista”, se origina en la disposición de aquellas personas que resignan con gusto su independencia para vivir conforme a valores y directivas que les son impuestos por otros.

Esta última actitud, señala Buchanan, sería semejante a la del niño que busca permanentemente el cobijo de sus padres recibiéndolo sin retaceos. En estos casos, es de prever que ese niño, llegado a la adultez, buscará en el estado o en alguna otra entidad colectiva un refugio sustitutivo que lo relevará de sus responsabilidades reduciendo por consiguiente su libertad y capacidad de decisión.

Es que, en verdad, no se ha enfatizado lo suficiente el vínculo indisoluble que existe entre libertad y responsabilidad, sobre todo en países que arrastran largos períodos de intervencionismo estatal con ciudadanos habituados a vivir sus días detenidos en la infancia no por mera irresolución o comodidad sino porque, en el fondo, sienten temor de ser libres.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.