www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La manipulación de la historia en Cataluña

martes 01 de octubre de 2013, 20:24h
El nacionalismo en Cataluña está llegando unos extremos esperpénticos. Políticos que han mantenido una aparente actitud sensata ante los muchos problemas a los que tienen que enfrentarse a diario, están llevando últimamente su discurso -inoculados por el virus separatista- hasta extremos que no dejan de sorprendernos.

Entre los muchos despropósitos de esta corriente, resulta verdaderamente vergonzosa la actitud del Ayuntamiento de Barcelona de distribuir unos panfletos para indicar a los profesores de Historia cómo tienen que interpretar la Guerra de Sucesión y cómo han de definir las consecuencias que tuvo aquel conflicto para la sociedad catalana. Como otras muchas cosas, los intentos de manipular el pasado con fines políticos partidistas, no son nuevos, ni tan sólo exclusivos de nuestro país. En Francia hubo recientemente una propuesta legislativa que trataba de establecer las pautas por las que los historiadores debían tratar ciertos temas relativos al Holocausto o a la Esclavitud. Pero en Francia, la reacción de los profesionales de la Historia no se hizo esperar y un grupo de los más destacados de ellos, encabezados por el prestigioso profesor Pierre Nora, publicaron y difundieron un manifiesto titulado “Liberté pour l’Histoire” que tuvo una importante repercusión y que dio lugar a la creación de una asociación con ese mismo nombre para defender la libertad de los historiadores. “La Historia –se afirmaba en aquel documento- no debe ser esclava de los intereses políticos contemporáneos, ni puede ser escrita bajo las consignas de determinados interpretaciones sesgadas. En un estado libre, ninguna autoridad política tiene derecho a definir la verdad histórica ni a restringir la libertad del historiador….En una democracia la libertad para la historia es la libertad para todos”.

Es de esperar que, como en Francia, los profesores que imparten sus enseñanzas en las escuelas o en las universidades catalanas, levanten también su voz, como sus colegas franceses, para defenderse ante las intolerables ingerencias de los políticos, como el alcalde Javier Trias, que tienen la desfachatez de señalar a los docentes qué Historia es la que tienen que enseñar y cómo han de enseñarla. “L’Histoire aux historiens”, fue el grito de guerra que los profesores franceses esgrimieron frente a los intentos de dictar consignas para interpretar el pasado desde el Parlamento. En Cataluña hay grandes historiadores y magníficos docentes que, independientemente de su ideología o de su filiación política, a buen seguro que se habrán sentido ofendidos por esta intromisión del Instituto Cultural del Ayuntamiento de Barcelona. Quizás sea el momento de lanzar otro grito de guerra, ahora que se acerca la conmemoración del tercer centenario del 11 de septiembre de 1714, para reivindicar la labor de los profesionales de la historia y rechazar las injerencias de las instancias políticas partidistas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.