www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La vuelta de Forza Italia y Matteo Renzi

domingo 27 de octubre de 2013, 19:49h
Las últimas semanas políticas italianas han estado marcadas por dos noticias. Por un lado, la decisión de Silvio Berlusconi de resucitar su antiguo partido, Forza Italia, como demostración de la profunda crisis que aflige al centro-derecha italiano; y, por otro lado, la presentación oficial de Matteo Renzi, alcalde de Florencia, de su candidatura como guía del Partido Democrático, entrando así en campaña electoral.

La vuelta de Forza Italia confirma la confusión de Berlusconi, un político decadente que no se resigna a aceptar su final político. El cavaliere considera suficiente reanimar su viejo partido para cerrar las filas en torno a su figura. No obstante, parece un erróneo cálculo político, ya que en lugar de unir al centroderecha en su defensa, los ministros del PDL y varios parlamentarios han criticado esta medida. La resurrección de su viejo partido resulta una decisión desesperada y anacrónica, que provoca divisiones entre sus mismos seguidores. Forza Italia nació en 1994 en un contexto diferente: ante la profunda crisis de los partidos tradicionales (la Democracia Cristiana y el Partido Comunista) y de su ideología, el cavaliere utilizó en su favor el hartazgo de los italianos hacia los políticos para inventarse un partido carente de ideología y llamado Forza Italia. Eran los años del escándalo de Tangentopoli (Manos limpias) y los italianos mostraban un creciente malestar hacia la clase política. Hoy en día, los italianos siguen cabreados con los políticos nacionales, pero uno de los principales responsable del malestar ciudadano y del creciente sentimiento de protesta es el propio Berlusconi. Por lo tanto, no basta con cambiar el nombre, ya que la vuelta de un partido personalista, clientelar y de comprobada ineficacia no representa la solución para los problemas de Italia. La decisión probablemente tendrá repercusiones internas en el centroderecha italiano, pudiendo acelerar la división entre aquellos más moderados, dispuestos a apoyar el Gobierno de Letta y aquellos fieles a Berlusconi, que siguen sin rechistar (ni pensar…) las órdenes del cavaliere. Sus amenazas de desbaratar al Gobierno minan la estabilidad del Ejecutivo y provocan la difidencia de los mercados. Cabría esperar un paso atrás por parte de un empresario que ha dominado la escena política nacional, que se enfrenta no sólo a la expulsión del Parlamento en los próximos días, sino también a un nuevo proceso (el próximo 11 de febrero) con la acusación de haber comprado a un senador, pagándole tres millones de euros para que se pasara a las filas de su partido con el objetivo de hacer caer al Gobierno de centro izquierda liderado por Romano Prodi, en 2008.

Por su parte, Matteo Renzi está moviendo ficha para convertirse en el próximo candidato a primer ministro por el centro-izquierda en las próximas elecciones. El alcalde de Florencia ya declara públicamente su aspiración a dirigir el Partido Democrático. En estos días se ha celebrado un importante meeting en Florencia (Leopolda), donde Renzi ha presentado algunos puntos de su programa y declarado sus objetivos, entre otros: renovar la política italiana, reformar la ley electoral, nunca más formar un Gobierno de coalición, dar una esperanza a los jóvenes italianos. Y si es cierto que las encuentras le otorgan la mayoría necesaria para gobernar el país, contando con la simpatía de parte del electorado de derecha desilusionado con la actitud de Berlusconi, el alcalde debe enfrentarse a la oposición de varios dirigentes del mismo PD, recelosos hacia su figura y escépticos acerca de su programa. No obstante, el Congreso del PD podría representar una buena ocasión para renovar el partido y dar paso a políticos respetables y preparados como el propio Renzi o Pippo Civati. No sólo el Partido Democrático merece una renovación, sino la entera clase política nacional. Nuevos políticos para un país renovado.

Andrea Donofrio

Politólogo

Andrea Donofrio es politólogo, experto en Relaciones Internacionales e investigador del Instituto Ortega y Gasset

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios