www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El empresario catalán y el independentismo

sábado 09 de noviembre de 2013, 19:15h
El pueblo catalán además de caracterizarse siempre por su laboriosidad que le ha colocado a menudo en un lugar privilegiado dentro de España, también se califica como muy preocupado y atento a su economía.

He veraneado en algunas ocasiones en la Costa Brava y siempre me ha llamado la atención el nivel de vida de sus oriundos. Dentro de la casa viven extraordinariamente bien, pero no lo manifiestan hacia el exterior, son todo lo contrario que el castellano o el andaluz que muchas veces prefiere pasear en su bonito coche o dar un boato innecesario en sus bodas y bautizos aunque tengan luego que pasar penalidades en casa y no llegar a fin de mes.

Esta breve introducción viene a cuento por el comportamiento de la Generalitat y la mentalidad de su empresariado tanto los grandes como los pequeños. Mas que inquietud se respira en este sector primordial. Las grandes empresas han encargado a los principales despachos de abogados de España informes detallados de cómo se produciría el proceso de deslocalización de sus negocios si el Gobierno y Arthur Mas llegaran a culminar con éxito sus ansias secesionistas.

Pueden ser los casos de multinacionales como Nestlé, Danone, Volkswagen, Nissan, Novartis, Lidl, Sony, etc. El caso de Freixenet o el Grupo Planeta han sido pequeños ejemplos. En el seno del gobierno catalán lo saben bien. La delicada situación tras las protestas de la Diada intranquilizan mucho a los empresarios. Como el 60% de su producción se vende fuera de España temen el boicot a sus productos y servicios al resto de España como ya ocurrió con el cava catalán en 2005, en cuyos primeros seis meses perdieron el 4,3% de sus ventas a causa de unas declaraciones del entonces líder de ERC Carod-Rovira.

El miedo catalán va in crescendo por temor de que el secesionismo desemboque en una Cataluña fuera de la UE. Se recuerda el caso de Quebec tras el referéndum de independencia de 1995 con una salida “brutal” del país de su actividad económica y empresarial. Tanto José Manuel Lara y su advertencia de trasladar la sede de Planeta, como Procter y Gamble que ha trasladado a sus oficinas en Madrid su filial Arbora Ausonia, son solo un ejemplo.

“Barcelona bona bona cuando la bolsa sona”. Mi abuelo Armando Orsolich fue un gran empresario del juguete, y mi padre Germán se dedicó al comercio textil y de mercería al por mayor y a los negocios. Siempre he respirado en mi casa esa preocupación empresarial y del negocio, y también para eso me hicieron estudiar Dirección de Empresas y Derecho, con el rigor y la exigencia que los jesuitas de ICADE e ICAI imprimían en sus clases y sus exámenes.

La advertencia de los inversores de BCN World ha sido contundente avisando de que el proyecto independentista es inviable fuera de Unión Europea. La Generalitat respondió mirando hacia otro lado. El vicepresidente y consejero de Caixa Bank en unas declaraciones no exentas de una profunda preocupación ha declarado “Confiamos plenamente en la capacidad de diálogo de nuestros líderes políticos. Nuestra hoja de ruta tiene que ser: diálogo dentro del marco legal”.

Personalmente y para terminar deseo dejar claro como descendiente de la rama empresarial Orsolich- Ubillos que por debajo o más allá de los desatinos, locuras y estupideces de los actuales gobernantes de la Generalitat catalana están las buenas cabezas llenas de amabilidad y cordura de su magnífico tejido empresarial.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.