www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL DISCURSO DEL REY: FIRMEZA, MODERACIÓN Y PRUDENCIA

martes 24 de diciembre de 2013, 21:18h
Juan Carlos I pronunció su 39 discurso de Nochebuena con la misma sencillez y familiaridad de siempre. Las operaciones quirúrgicas no le han dejado huellas. Los años, sí. Ya no es aquel joven que en 1975 se dirigía por primera vez a la nación poco antes de la misa del Gallo. Pero conserva la presencia física y la misma mirada que le ha granjeado el afecto general de los españoles.
Levantada la veda contra el Rey por culpa de las presuntas trapisonderías de Urdangarín, su discurso de Nochebuena originará algunas críticas ácidas y no pocos sarcasmos. Pero la verdad es que el Monarca ha estado sobresaliente, demostrando firmeza al defender la unidad de España que constitucionalmente él garantiza. También se ha expresado con moderación y prudencia al referirse a los problemas candentes del año que ahora fenece. Su esperanza de que la situación mejore en el futuro ha parecido a muchos altamente positiva porque estamos en tiempos de despejar los horizontes en lugar de emborrascarlos.
Don Juan Carlos, en fin, representa la estabilidad de España y el equilibrio constitucional. Son muchos los españoles que consideran conveniente su permanencia en el trono mientras las fuerzas físicas y la lucidez mental le acompañen. Su discurso navideño, seguido este año con especial expectación en toda España, demuestra la solidez de su magistratura y la capacidad para el arbitraje y la moderación, funciones que la voluntad general del pueblo español le encomienda en la Constitución.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.