www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

elaboradas de forma artesanal

Las máscaras triunfan en la primera subasta del Real

viernes 27 de diciembre de 2013, 12:20h
PIE DE FOTO
Se trataba, en todo caso, no sólo de la primera subasta realizada en el Teatro Real, sino de la primera que se lleva a cabo en España de los fondos de un teatro. De modo que anoche la acción estaba en el escenario, pero también de forma especial en un inusualmente iluminado patio de butacas, desde donde se iba a realizar la mayoría de las pujas. Aparte de las que llegaban por teléfono o habían sido recogidas de forma anticipada hasta las 17 horas de este jueves. En total, 402 lotes conformados por piezas de mobiliario, artículos de maquillaje, pelucas, sombreros, tocados, máscaras, trajes e, incluso, grandes elementos pertenecientes a diferentes escenografías. Todos los objetos llevaban varias semanas expuestos al público en los diferentes espacios del teatro de la Plaza de Oriente. Algunos de ellos tremendamente llamativos, como los dos coches de época, Packard Lebaron de 1930, correspondientes a la ópera Don Giovanni, cuyo precio de salida era de 7.800 euros y de los cuales sólo uno ha sido adjudicado, precisamente en ese precio, a un único pujador que, por lo tanto, no ha tenido “competencia”. A la misma producción de Don Giovanni de 2005, correspondían los coches de choque que han sido subastados con mucho éxito y, por ello, a partir de diversas pujas que han elevado el precio medio de salida de los mismos, de 250 euros – superados antes de empezar por las pujas realizadas de forma anticipada - hasta los 700 euros de media.

Pero han sido, sin duda, las máscaras de todo tipo las grandes favoritas de tan especial velada sin otra música que el sonido del martillo adjudicando los objetos. Tanto las correspondientes a Ernani del año 2000 como las de La Dolores, producción de 2004, han llamado la atención, acercándonos ya a la medianoche, de los distintos pujadores que han ido elevando los precios de salida con sus pujas a mano alzada. Ninguno de los lotes correspondientes a las máscaras ha quedado sin adjudicar, al contrario de lo que sí ha sucedido con algunos de los formados por distintas piezas de vestuario. Y eso que muchos de los trajes partían como favoritos para salir de los armarios del teatro. Así, el fastuoso vestido de Ginebra de la ópera Merlín, cuyo precio de salida era de 2.500 euros, sorprendía al no animar finalmente a nadie, ni en la sala ni al teléfono, para llevárselo a casa o hacer un magnífico regalo en estas fechas. Mejor suerte corría, sin embargo, el vestuario diseñado por Jesús del Pozo para la ópera “Carmen” y algunos de sus preciosos chales eran adjudicados por un precio que ha rondado los 130 euros, superando en mucho los 40 euros de precio de salida. En este sentido, lo cierto es que en algunos casos se ha llegado a triplicar el precio de salida, de acuerdo con los datos de los que ya disponía la organización gracias a las 600 pujas que se habían recibido durante los días previos a la subasta a través del teléfono, por internet o en persona con las hojas de subasta entregadas en las taquillas del teatro.

Tres horas ha durado esta primera subasta, que seguro no será la última, ya que supone una forma más de acercar la ópera a cualquier tipo de público y de mostrar el trabajo que se lleva a cabo en sus talleres.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios