www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

¿Qué va a ser de España y México en 2014?

Juan Federico Arriola
martes 31 de diciembre de 2013, 19:11h
Como ciudadano mexicano estoy nervioso por el curso político que lleva mi país, como académico que visita anualmente España, país que quiero y admiro desde mi niñez, veo con interés y también con cierta preocupación lo que acontece en la patria de Miguel de Unamuno y José Ortega y Gasset, de Manuel de Falla y de Salvador Dalí, de María Zambrano y de Pablo Casals.

En ambos países ha habido casos de corrupción sumamente graves, donde las víctimas son sin duda, el pueblo de México y el pueblo de España, no sólo por el engaño sino también por el desvío ilegal de recursos económicos y de fraudes y estafas en contra de ahorradores y ciudadanos honestos.

Lo anterior demuestra, que las democracias en sí mismas no garantizan ni pueden hacerlo, que diversos grupos y agentes políticos y económicos cometan ilícitos de carácter financiero y patrimonial.

En España, son conocidos a nivel internacional, los casos del señor Undargarín, -yerno o ex yerno de los reyes de España- y socios, que han lastimado la imagen de la monarquía española. No sólo eso, los escándalos de políticos de diversos partidos políticos a nivel nacional o local, también han afectado seriamente al régimen español en su credibilidad. Esto aunado a la crisis económica, propiciada en parte por falta de oficio del gobierno de Rodríguez Zapatero y de mal cálculo del actual gobierno encabezado por Rajoy, hace incrementar el descontento del pueblo español.

¿Qué piensa hacer el rey Juan Carlos y el gobierno de Rajoy para levantar la moral de España? Es cierto, que el tema económico va ligeramente mejor, pero falta mucho por hacer.

El caso del gobierno catalán (Generalitat) tiene una carga seria de demagogia. Mas no sólo demuestra su ignorancia de Derecho Constitucional español y de historia reciente de Europa. Mas le miente a los catalanes y también al resto de España: la independencia complicaría mucho a Cataluña, porque su separación no implica su ingreso directo a la Unión Europea. Los etarras ocasionaron graves daños, por sus actos de terrorismo, pero el actual gobierno catalán hace daño con sus premisas falsas. En Lógica, se enseña que si se parte de una premisa falsa, la conclusión será necesariamente falsa. Con la separación perdería España, pero también Cataluña.

Paradójicamente, Cataluña está unida a España entre otros aspectos, en fútbol. ¿Cuántos jugadores del Barcelona fueron titulares y finalistas contra Holanda en Sudáfrica en 2010? España es el país campeón de Europa y del mundo, no es cuestión menor. ¿Por qué algunos catalanes como Mas insisten en dividir, si se ha logrado desde 1978 poco a poco, libertades en la educación, régimen tributario y en el caso vasco, una policía propia, muy eficaz por cierto.

Aclaro que toda mi vida he criticado al régimen de Franco, por sus excesos y crímenes, por ser una dictadura, pero también que tengo una enorme simpatía por el Fútbol Club Barcelona, del que soy seguidor desde 1974, que me encanta la ciudad capital de Cataluña, y que igualmente me encanta el carácter del pueblo vasco y su gastronomía. Jamás he simpatizado con el separatismo catalán y vasco, pero hay que reconocer que aún siendo España constitucionalmente un Estado centralista, las autonomías vasca y catalana tienen más libertades y facultades que cualquier entidad federativa mexicana, siendo que México es formalmente un país federal.

En México, el año 2014 no pinta bien ni siquiera en fútbol, porque la selección mexicana enfrentará a tres equipos durísimos: el anfitrión Brasil, además Croacia y por si fuera poco a Camerún.

En materia de desempleo (paro) las cifras están maquilladas. A diferencia de Alemania y España que miden con parámetros reales los niveles de desempleo, en México, oficialmente se reconoce un porcentaje de sólo 5%, cuando hay sectores económicos que viven en la informalidad y la pobreza más cercanos al 35%.

El gobierno de Peña prometió todo en su campaña para alcanzar la presidencia. Hoy todavía no hay vales de medicamentos para todos, no hay mejoría en inseguridad pública, y mucho menos en lucha contra la corrupción donde correligionarios priistas viven en la impunidad, sin que el gobierno de Peña los toque siquiera con el pétalo de una rosa.

Las reformas constitucionales para abrir el sector energético tiene ventajas y desventajas. El gobierno de Peña ahora promete bajar las tarifas de gas y electricidad. Si esto no se alcanza a finales de 2018, cuando Peña termine su sexenio, el actual presidente engrosará las filas de los presidentes demagogos, que terminan sin cumplir sus promesas y se van del país durante algún tiempo.

Aparentemente España empieza a reponerse de la crisis económica y de los escándalos de corrupción, el terrorismo etarra por lo menos está congelado, pero la demagogia de Mas de convocar a un referéndum sin bases constitucionales, crea más tensión dentro y fuera de España. Por otra parte, el rey Juan Carlos y la casa real, así como el gobierno de Mariano Rajoy tendrán que entregar mejores cuentas de transparencia y eficiencia en el gasto, porque es dinero público, o sea, del pueblo español entero.

El gobierno de Peña tiene enormes retos. México seguirá siendo dependiente de Estados Unidos y del petróleo. El gobierno mexicano aumenta los impuestos durante 2014 pero no bajará la informalidad, no se ve que haya un propósito para mejorar en gobernabilidad (en el Estado de Michoacán han surgido grupos de autodefensa ante las fallas de autoridades federales y locales por garantizar seguridad pública), lucha contra la corrupción, mejor educación pública (hay cientos de miles de niños que no reciben lecciones porque sus profesores siguen en una huelga ilegal so pretexto de estar en contra de las reformas legales en materia educativa), generación de empleos y menor pobreza.
Hoy por hoy, España y México presentan problemas serios. ¿De qué depende para que ambos países puedan ir mejor? De diversos factores, pero las clases dominantes de ambos países tendrán que estar a la altura de las circunstancias.

La Constitución española es muy clara en su organización política y su compromiso por los derechos humanos, aún así la sola Constitución española no puede resolver todos los problemas sociales, económicos y políticos. La Constitución mexicana ha tenido últimamente (desde hace diez años) reformas y adiciones positivas, pero también se ha contaminado con figuras violatorias como son el arraigo y la extinción de dominio (que afecta a propietarios de buena fe so pretexto de la lucha contra la delincuencia organizada).

En España, para reformar la Constitución sólo participan los legisladores del Congreso y del Senado, mientras que en México, una mayoría calificada de los legisladores federales de ambas cámaras, así como la mayoría de las legislaturas locales, dominadas por el partido en el gobierno (PRI). Pero en España, las discusiones parlamentarias son concienzudas y profundas, en México, es común la falta de debate, como aconteció con la última reforma, en la que los legisladores locales en su mayoría no estudiaron ni discutieron, aprobaron por orden presidencial.

Las democracias española y mexicana tendrán que demostrar en 2014, que la gobernabilidad y el crecimiento económico son prioridades para la gente. Lamentablemente no faltarán en el año que comienza cortinas de humo, como el separatismo de algunos grupos ultranacionalistas catalanes o también el bombardeo propagandístico del gobierno mexicano, que se caracteriza y se seguirá caracterizando por su divorcio con la realidad, que jamás miente.

Juan Federico Arriola

Profesor de Derecho

Profesor de Derechos Humanos en la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios