www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Crítica de arte

[i]La villa de los papiros[/i]: una biblioteca bajo las cenizas del Vesubio

jueves 09 de enero de 2014, 15:21h
La Casa del Lector, en el Matadero de Madrid, acoge una exposición hasta abril dedicada a la Villa de los papiros, considerada la única biblioteca de la Antigüedad conservada. Ubicada en Herculano, ciudad arrasada en el 79 d.C por la erupción del Vesubio, su hallazgo en el siglo XVIII permitió la recuperación de papiros y utensilios utilizados para la escritura aportando claves fundamentales sobre la educación y el conocimiento de la civilización romana.
La erupción del Vesubio en el 79 a.C provocó la destrucción de ciudades como Pompeya y Herculano pero fue precisamente por este accidente de la naturaleza lo que permitió su conservación durante siglos bajo tierra. Tuvo que llegar el siglo XVIII y el auge de las campañas arqueológicas para que sus tesoros salieran a la luz, entre los que figuraba la llamada Villa de los papiros, considerada hoy en día como la única biblioteca de la Antigüedad que se conserva.

La Casa del Lector, en el Matadero de Madrid, acoge desde el pasado octubre una exposición dedicada a esta villa que perteneció a Lucio Calpurnio Pisón Cesonino, suegro de Julio César. Ubicada en Herculano, se trataba de un edificio de grandes dimensiones que albergaba diferentes estancias al estilo arquitectónico romano, fiel asimismo a los jardines y fuentes en patios pensados para el recogimiento y la tranquilidad del espíritu en consonancia con el kepos –jardín- epicúreo de Atenas.



Gracias a la colaboración de varias instituciones italianas, incluidas el Museo Archeologico Virtuale di Ercolano, la Biblioteca Nazionale di Napoli y el Museo Archeologico Nazionale di Napoli, ha sido posible la instalaciones de pantallas de gran formato a lo largo del recorrido que muestran una recreación de las estancias de la biblioteca o del edificio en sí mismo, lo que contribuye a que el visitante imagine el escenario con mayor precisión.



Como muestra de los utensilios y documentos hallados durante las excavaciones de la villa, tarea que fue encargada por Carlos III, han sido reunidos algunos de los papiros enrollados y carbonizados, así como un tintero de bronce, tablillas enceradas de madera o punzones de hueso.

A estas muestras de cómo se llevaba a cabo la tarea de escribir por aquellos años, se suman frescos pompeyanos y herculanos con referencias a la lectura y a la escritura, lo que muestra la importancia de un hábito encaminado a mejorar la educación y contribuir a la felicidad del ciudadano romano.

Pero no sólo las tablillas y los códices sirvieron como soporte para la escritura, ya que también lo hicieron los edificios civiles, fuentes, templos o paredes. Sirven de ejemplo los grafitos expuestos.

La última parte del recorrido está dedicado a las campañas de excavación del siglo XVIII, cuando el gusto por la Antigüedad cobró gran importancia.

Asimismo, las diferentes disciplinas artísticas también se dejaron imbuir por esta tendencia y los vaciados de las esculturas de bronce encontradas en Pompeya y Herculano pasaron a formar parte de los fondos de las reales academias con objeto de contribuir al aprendizaje de sus alumnos.

El montaje organizado por la Casa del Lector incluye la máquina inventada por Antonio Piaggio en 1753 para desenrollar los papiros hallados en la villa; un utensilio que atrapa la atención gracias a un vídeo explicativo sobre el sistema de apertura de los documentos. Son precisamente estos detalles los que convierten a esta exposición en una cita ineludible por lo expuesto y por incidir en la importancia de la interacción con el visitante.



Nada hace presagiar que al final de la exposición aguarde en soledad uno de los frescos más representativos de Pompeya, el del retrato de Torencio Neo y su mujer con rollo de papiro y tablillas enceradas. El círculo se cierra.

Información sobre la exposición:

Lugar: Casa del Lector. Matadero de Madrid.

Fechas: del 18 de octubre de 2013 al 23 de abril.

Horario: de martes a viernes de 17:00 a 21:00 horas / sábados de 11:00 a 15:00 horasy de 17:00 a 21:00 horas / domingos y festivos de 11:00 a 15:00 horas.

Entrada: gratuita.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios