www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL MUSEO THYSSEN LE DEDICA LA PRIMERA RETROSPECTIVA EN ESPAÑA EN 30 AÑOS

Cézanne: la recuperación de la forma a través del color y la pincelada geométrica

martes 04 de febrero de 2014, 18:09h
Aunque Cézanne participó en algunas de las exposiciones organizadas por el grupo de los impresionistas entre 1874 y 1884, su interés por recuperar la forma le llevó a romper con los principios de esta corriente artística, de la que formaron parte coetáneos como Pissarro, Renoir, Degas o Monet.

Preocupado por el análisis racional de la realidad, Cézanne llevó a cabo un estudio minucioso del paisaje, sobre todo de la Provenza, así como de las naturalezas muertas y, en menor medida, del desnudo.

La exposición del Museo Thyssen, subtitulada confusamente site/non site- reúne 58 obras del pintor francés a través de las que es posible cerciorarse de su intento por huir de la creación espontánea y efímera propia del impresionismo.

En su intento por modelar a través del color, Cézanne creó el contorno de los objetos mediante la gradación de las tonalidades y no mediante la línea. Asimismo, huyó de la perspectiva lineal y área, y se diferenció del resto de sus contemporáneos por prescindir de una pincelada suelta y ligera en favor de una rectangular aplicada de forma regular.

No es extraño, sin embargo, encontrar en su producción señales de su contacto temprano con el impresionismo. Así lo atestiguan obras como Curva del camino en el bosque, de 1873-75, años que coinciden con su relación artística y personal con Pissarro, de quien aprendió las claves de observación de la naturaleza.

En su intento por distinguirse de los impresionistas, Cézanne llevó a cabo una lectura de la naturaleza más científica que basada en representar lo fugitivo o lo momentáneo con el objetivo de dotar a su obra de una concepción arquitectónica como es posible observar en el quinto ámbito de la exposición titulado Juego de construcciones y, en concreto, en el óleo Guardanne, de 1885-86.

Superados ya los principios del Renacimiento de crear profundidad mediante la perspectiva y volumen, mediante el claroscuro, Cézanne optó por la aplicación de planos sucesivos de color mediante apretadas series de pinceladas alejadas de la yuxtaposición a la manera impresionista.

El uso de la pincelada geométrica queda patente en La montaña Sainte-Victorie, de 1904, y el desinterés por la perspectiva lograda según la tradición en Naturaleza muerta con cerezas y melocotón, 1985-87.

Los planos bidimensionales y el principio de construcción a la que sometió sus paisajes y naturalezas muertas convierten a Cézanne en un precedente del cubismo y del constructivismo, así como de la abstracción. Es por esta razón por la que el Thyssen ha añadido al final del recorrido obras de Dufy y Braque en un intento por hacer partícipe al visitante de cómo su racionalidad pictórica dejó una huella indudable en artistas venideros, entre los que figura también Picasso.
Asimismo, el lienzo Bañistas de Émile Bernard, padre del cloisonismo –colores planos y contornos oscuros silueteados-, situado en diálogo con otras obras de Cézanne dedicadas al estudio del desnudo o de la figura humana en comunión con el entorno, permite considerar al pintor no como un artista aislado, sino como un miembro más de una generación cuyo logro radica en la ruptura definitiva con el academicismo y la consolidación del arte moderno.

Información sobre la exposición:

Lugar: Museo Thyssen.

Fechas: del 4 de febrero al 18 de mayo.

Horario: de martes a domingo de 10:00 a 19:00 horas / sábados de 10:00 a 21:00 horas.

Entrada: 11 euros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.