www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Zuckerberg avanza hacia su meta: 'conectar' a 7.000 millones de personas

Facebook: hoy Whatsapp, mañana el mundo

domingo 23 de febrero de 2014, 10:00h
El mundo de la comunicación global tiene en el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, a su pequeño Napoleón Bonaparte. Este miércoles, el talentoso joven daba un golpe estratégico al comprar por 16.000 millones de dólares la aplicación de mensajería instantánea Whatsapp, que cuenta con unos 450 millones de usuarios activos, en un movimiento que trae de cabeza a los analistas económicos. ¿Estamos ante una burbuja tecnológica? ¿Qué sentido tiene comprar una aplicación para móvil con un modelo de negocio tan distinto a la empresa que preside?

El precio de la operación ha sido considerado por muchos analistas como desorbitado. Uno de los más críticos con la operación ha sido Rob Enderle, de Enderle Group, que afirmó que la compra era “dinero loco”, con un “precio extremadamente caro”, que se debería a la “desesperación” de Facebook por ganar usuarios. “Me recuerda a las estrategias de la crisis puntocom y me da escalofríos”, remachó en sus declaraciones a CNBC.

El analista de Bloomberg Paul Sweeney, por su parte, ve un claro movimiento defensivo en la compra, ya que lo que hace la compañía que dirige Zuckerberg es comprar uno de sus principales competidores. Una aplicación que, de hecho, había sido tentada por otro gigante con mucha ambición, Google. La prensa llegó a publicar que el popular buscador ofreció 10.000 millones de dólares por Whatsapp, oferta que fue rechazada por el fundador de la aplicación de mensajería, Jan Koum.

Sin embargo, para el analista de Citi, Mark May, se trata de una operación que tiene sentido, a pesar de que conllevaría traicionar los presupuestos de Whatsapp. Fue Jan Koum, el que salió con su colega Brian Acton de Yahoo!, harto del modelo del negocio de las compañías PIE DE FOTOtecnológicas en Internet. En las oficinas, Koum colgó una hoja de papel que recordaba los supuestos de su firma: “¡Sin publicidad, sin juegos, sin trucos!”. El mismo día en que se hizo la adquisición, Whatsapp se encargó de tranquilizar a sus usuarios diciendo que para ellos nada iba a cambiar, pero muchos lo han dudado. Desde Citi, consideran que a Whatsapp le queda un gran recorrido para monetarizar su negocio, precisamente porque algunos de sus competidores –Kakaotalk, WeChat, Line, Telegram- sí cobran por publicidad, juegos y otros trucos, lo que daría un margen de mejora de los ingresos a una compañía que, hasta ahora ofrecía sus servicios gratis durante el primer año, y cobraba 99 céntimos de dólar a sus usuarios anualmente a partir de entonces.

Facebook ha sido una de las empresas que más han dado que hablar en cuanto a la posibilidad de una burbuja tecnológica. Protagonizó en 2012 la mayor salida a Bolsa de una compañía de una empresa de Internet, antes de la salida al parqué ya había vendido acciones que situaban su precio total por encima de gigantes automovilísticos como General Motors, algo que parecía una metáfora del fin de la era industrial y el comienzo de una era de la comunicación y la información.

Su cotización se desplomó en el Nasdaq, y la compañía llegó a perder aproximadamente el 50% de su valor. Pero a partir de mediados del pasado año, la firma comenzó a revalorizarse, en una línea ascendente imparable hasta este momento, en el que la acción de Facebook es un 80% más cara de lo que salió al mercado. Todo ello sin que se hayan dado, hasta la compra de Whatsapp, grandes pasos en el negocio de Facebook, que de hecho despierta cada vez más reticencias por parte de sus usuarios, debido a los problemas de privacidad y a las informaciones que apuntan a cómo Facebook rentabiliza los datos que obtiene de sus clientes.

Internet, en su corta historia, ya cuenta con sonados fracasos, como Myspace o Secondlife. La posibilidad de que, en un entorno tan cambiante como es el de la red, cambie la moda, y los usuarios se decidan por otra red social donde compartir sus gustos y vivencias está ahí. El crecimiento de Facebook se ha estancado y, desde 2011, unos 3 millones de jóvenes se han borrado de la red social. Por ello, podría decirse que el lema vital de Zuckerberg, “conectemos al mundo”, podría leerse también como una reactualización del viejo lema de César Borgia, “o César o nada”. Según el relato de los entresijos de la compra de Whatsapp que ha trascendido a la prensa internacional, el fundador de Facebook tentó a su colega de Whatsapp con un “conectemos al mundo juntos”.

Detrás de esta frase se esconde un cálculo: con ritmo de crecimiento de usuarios activos de la red de Whatsapp, pronto alcanzará los mil millones de usuarios. Es un gran paso en la verdadera misión personal de Mark Zuckerberg: Internet.org. Se trata de una iniciativa para hacer llegar las redes sociales y la tecnología a todos los habitantes de planeta. Un proyecto totalizador y mesiánico para un mundo “más abierto y conectado”, que, en la práctica, significaría que el Internet ideado por Zuckerberg, fuera, de hecho, la noción de Internet oficial. Además del control sobre el tráfico de información de los usuarios.

Si Facebook alardea de que sus ingenieros son capaces de calcular cuándo se va a romper una relación amorosa con antelación, observando el comportamiento de los usuarios, el cruce de datos de sus clientes con los de Whatsapp ofrece nuevas posibilidades de fisgoneo colectivo.

En frente se encuentra otro gigante que también se tiende a confundir con la noción de Internet misma, Google, y que también ha tenido problemas por ‘saber demasiado’ de la vida de sus usuarios, y cuyo negocio, como el de Facebook, es precisamente la gestión de la ingente cantidad de datos que obtiene de sus usuarios.

Explorado el mundo hasta su último rincón, y con la aventura de Marte todavía en pañales, parece que Internet es el nuevo mundo a conquistar. Este ‘salvaje oeste’ cada vez está más civilizado, y a él han llegado la moneda, los ejércitos, e, incluso, los trovadores. Mark Zuckerberg parece decidido a ser uno de los emperadores de la gran red de redes que ha trasformado la vida de los seres humanos en este comienzo del tercer milenio.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.