www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ZAPATERO Y ROUCO TIRAN A FLORETE

domingo 11 de mayo de 2008, 21:29h
La primera escaramuza entre el Gobierno Zapatero y la Iglesia Católica ya se ha producido con la intervención de la vicepresidenta anunciando reformas en la Ley Orgánica de Libertad Religiosa. El diario “El País” se ha lanzado en tromba a apoyar la iniciativa, a pesar de considerarla timorata e insuficiente. Son muchos los que en el entorno del diario polanquista apuestan por el fundamentalismo laico como acción preferente de la nueva legislatura.

Musulmanes, protestantes y budistas permitirán a Zapatero golpear subterráneamente a los católicos con el pretexto de atender los derechos de las minorías. El presidente dispondría de una autoridad mayor si después de sustraer a la Iglesia la subvención que figuraba en los Presupuestos Generales del Estado hubiera hecho lo mismo con los partidos políticos y los sindicatos. A muchos nos parece razonable, a pesar de la ingente contribución de la Iglesia sobre todo en las áreas educativas y sanitarias, que sean los fieles católicos los que financien sus creencias, rellenando en su declaración de la renta el casillero correspondiente para trasvasar el 0’7% de sus impuestos a la Iglesia Católica. Habría que hacer lo mismo con partidos y sindicatos y que fueran los militantes afiliados y simpatizantes los que los financiaran, rellenando una casilla similar, en lugar de recibir copiosas cantidades de dinero procedente de los impuestos de todos los españoles. A mí me revienta, por ejemplo, que, con una parte de los impuestos que pago, se subvencione a ANV o a ERC.

“El País”, en fin, reconoce, sin darse cuenta, la realidad católica de España al escribir: “Las estadísticas indican que más del 95% de los nacidos aún pasan por la pila bautismal” de la Iglesia Católica. Ese “aún” es una prueba del más radical sectarismo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.