www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

COSPEDAL Y EL ESCÁNDALO DE LOS COCHES OFICIALES

miércoles 19 de marzo de 2014, 12:37h
Hollande ha eliminado en Francia el parque automovilístico oficial. “A los ministros se les paga lo bastante para que utilicen su propio coche”, ha dicho. Cameron ha adoptado la misma medida pero ha mantenido un parque reducido, que los cargos políticos pueden utilizar previa justificación del servicio a realizar.

En España resulta incalculable el número de automóviles oficiales con un desaforado gasto de choferes, seguros, reparaciones, mantenimiento, garaje, limpieza y gasolina. Hasta los concejales de ciudades menores disponen de coche oficial pagado por todos los ciuda-danos. Un escándalo sin fin que nadie contiene.

María Dolores de Cospedal, sí. La presidenta de Castilla-La Mancha se encontró con 223 vehículos y 156 choferes. Solo para pagar a los conductores, la Comunidad emplea cerca de 6.000.000 de euros. Cospedal ha organizado subastas, ha anunciado que reduciría el gasto del parque automovilístico, se ha escandalizado con razón ante la herencia recibida. Pero los obstáculos con los que tropieza para contener la hemorragia le están torciendo la mano.

Sin llegar a la razonable actitud de Hollande en Francia y de Cameron en Inglaterra, la Comunidad castellano-manchega debería reducir los 223 vehículos a 23. Sobran 200. A los chóferes no hay que echarles. A algunos se les puede reubicar y al resto esperar a la jubilación. Lo importante es que cese el escándalo de los automóviles y del despilfarro que eso supone a costa de los impuestos con que se sangra al contribuyente.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.