www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RAJOY, ZAPATERO, MONTORO, EL DÉFICIT

sábado 29 de marzo de 2014, 17:54h
José Luis Rodríguez Zapatero y su púber canéfora Elena Salgado anunciaron a bombo y platillo, y en reiteradas ocasiones, que el déficit público del año 2011 no pasaría del 6%. Era una finta electoral que les sirvió de poco. El déficit real rozó los dos dígitos. Mariano Rajoy había confeccionado su programa electoral sobre la cifra oficialmente proclamada del 6%. Instalado en la silla curul de Moncloa, estaba claro que no podía cumplir los compromisos contraídos en la campaña que le llevó a la victoria del 20N.

En solo dos años, y con un devastador desgaste personal, el presidente del Gobierno y el eficaz Montoro han conseguido reducir el déficit al 6,62%, solo una décima por encima del compromiso contraído con Bruselas. Reconocer el éxito de la política económica es de obligada justicia.

Una espina entre las rosas: la deuda. Para enjugar el déficit, la deuda pública se ha encaramado en cifras que rozan el PIB. Ahí está la gran herida de la economía española. Para hacerla cicatrizar es necesario reducir el disparatado gasto público. Está claro que conviene incrementar los ingresos pero la subida de impuestos ha llegado al límite. En cambio el gasto desaforado de los partidos políticos y los sindicatos, pagados al 90% con dinero de los contribuyentes, el número de funcionarios, los cuatro millares de empresas públicas deficitarias, la caravana inacabable de los automóviles oficiales, el rosario sin fin de los palacios y edificios públicos, el derroche sin tino en infinidad de sectores, exigen una reducción drástica que sitúe el déficit en cero. Eso es lo que consiguió José María Aznar. Esa fue su herencia, dilapidada por Zapatero, el cual legó a Rajoy una deuda multiplicada y un déficit cercano al 10%
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.