www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Elecciones europeas: incomprensible tardanza de Rajoy

domingo 06 de abril de 2014, 07:53h
Es cierto que el plazo oficial para la presentación de la lista completa de candidatos a las próximas elecciones europeas comienza el miércoles 16 y termina el lunes 21 de abril. Pero no lo es menos que resulta inquietante que Mariano Rajoy no se haya pronunciado todavía sobre quién encabezará la lista en unos comicios que con ser siempre importantes en esta ocasión lo son, si cabe, aún más. Siendo discutible que el sistema de elección del candidato recaiga en una sola persona, lo que no habla precisamente a favor de la democracia interna de los partidos, es claramente reprobable la actitud que está mostrando el presidente del Gobierno ante un asunto de indudable trascendencia.

En las filas de su propio partido, tanto por parte de dirigentes como de militantes de base –aunque en muchos casos no lo manifiesten en voz alta-, y en el conjunto de los ciudadanos hay un creciente malestar frente a la postura de Rajoy. Y, para más inri, el propio Mariano Rajoy es muy consciente de ello, pues se ha permitido incluso ante las continuas preguntas sobre el asunto, bromear sobre su mudez para hacer público el nombre del cabeza de lista del PP a las elecciones europeas diciendo que “no está encima del tema”. Una salida de lo más inoportuna y que no hace sino echar más leña al fuego: ¿cómo es posible que no se ocupe de una cuestión decisiva y en la que él y solo él tiene la última palabra? Sabiendo que es un asunto candente esa excusa roza peligrosamente la prepotencia de quien se cree por encima del bien y del mal.

Si existe alguna razón lógica para no haber designado candidato, Rajoy tiene la obligación de explicarlo, en vez de oscilar entre el silencio y la chanza, lo que supone un desprecio no solo a los miembros de su partido sino a todos los electores. Y, de manera muy palmaria, a quien finalmente sea nombrado que deberá ganar a toda prisa todo el tiempo perdido frente a sus adversarios, especialmente frente a Elena Valenciano, la candidata del PSOE, que ya está lanzada a una activa campaña. No es esta manera de actuar la que puede contribuir a que la brecha entre los políticos y la ciudadanía no se siga agrandando.

Parece no darse cuenta el señor Rajoy que, también, esta incomprensible tardanza, sin haber dado ninguna explicación, no le beneficia en cuanto a la consideración hacia su persona y empaña sus logros, conseguidos en una situación especialmente difícil. Con su comportamiento en esta decisiva cuestión da pábulo a quienes argumentan que tiene una personalidad indecisa y que va dejando las cosas para después, en muchos casos con la esperanza de que pase la tormenta. Parece que a Mariano Rajoy, como en el célebre artículo de costumbres de Larra, “Vuelva usted mañana”, cuando se le inquiere sobre determinadas cuestiones pendientes únicamente acierta a responder: pregunte usted mañana.

Llegados al punto en que estamos, se aguardaba que Mariano Rajoy despejara la incógnita en la XXI Intermunicipal que el PP ha celebrado este viernes y sábado últimos. Pero no solo no ha sido así, sino que da la impresión de que parece incitar a que se sigan haciendo quinielas sobre quién tiene más posibilidades. Y, a la vez, ha destacado la gran importancia de las elecciones europeas. ¿A qué espera entonces para que esa importancia, evidente, se trate como merece, y no con unas incomprensibles indecisión y tardanza?
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.