www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Reflexiones políticas sobre la pintura

viernes 11 de abril de 2014, 19:52h
Platón en su famoso diálogo La República en su libro X, estableció que no había espacio para poetas y pintores. ¿Por qué? Porque según el filósofo ateniense, tanto unos como otros deformaban la realidad.

La filósofa y literata británica, Iris Murdoch escribió un ensayo célebre sobre las pretensiones platónicas. El finado diplomático, jurista y filósofo mexicano, Antonio Gómez Robledo quien conocía el griego clásico y hablaba con fluidez el griego moderno, dijo que Platón se contradecía, al ser el griego un gran poeta.

Hoy, Platón rectificaría el destierro a poetas y pintores. De los primeros, está claro que estarían Dante Alighieri, Schiller, Goethe, Víctor Hugo, Machado, Rubén Darío, Unamuno, León Felipe, Whitman, Neruda, Octavio Paz, entre otros. De los segundos Miguel Ángel, Rafael, Velázquez, Zurbarán, Rembrandt, Van Gogh, Cézanne, Picasso, Dalí, y los muralistas mexicanos Rivera, Orozco y Siqueiros.

Por otra parte, conozco tres casos de políticos fracasados que tuvieron algún talento artístico para pintar. En orden cronológico:

1) Adolf Hitler jefe de gobierno alemán en 1933 y jefe de gobierno y de Estado de 1934 –a la muerte de Hindenburg- a 1945, quien en 1907 fue rechazado por la Academia de Artes de Viena. Hay algunas pinturas del jerarca nazi que circularon hace algún tiempo en Europa en colecciones privadas. No recuerdo que algún trabajo pictórico de Hitler haya estado en algún museo de prestigio. ¿Qué habría pasado si Hitler se hubiese dedicado a pintar?

2) José López Portillo, presidente de México de 1976 a 1982. Tenía facilidad para pintar, para escribir libros de política, literatura e historia, gran orador, pero su demagogia populista hundió a México. Al retirarse del poder declaró que él habría querido dedicarse a la pintura. Su dicho fue no sólo sumamente tardío, fue irresponsable.

3) George W. Bush, presidente de Estados Unidos de 2001 a 2009, su gestión en la Casa Blanca fue catastrófica y criminal: endeudó a Estados Unidos, engañó a su pueblo en relación al terrorismo, invadió Afganistán e Iraq violando el Derecho Internacional, practicó el terrorismo de Estado y lució en diversos foros su ignorancia en muchos temas: historia, geografía, política, derecho, economía, etcétera. Ahora pinta cuadros de personas, uno de ellos, Vladimir Putin. Si bien su pintura no se equipara con ninguno de los pintores mencionados, representa un mejor esfuerzo. ¿Por qué no se dedicó desde hace décadas a la pintura? Su enfermedad –alcoholismo- dejó huellas y fracturas en su carácter. El daño que hizo Bush a su país, a México, su vecino del sur y al mundo aún perduran.

Platón habría echado de su República a estos tres personajes y otros más, no por ser pintores medianos –juicio estético generoso- sino por sus decisiones políticas que van del genocidio al populismo y del populismo a la violación de los derechos humanos en diversos países del mundo.
España fue víctima de Hitler y de Bush. La herencia franquista y los atentados del 11 de marzo de 2004 son pruebas de mi afirmación.

Juan Federico Arriola

Profesor de Derecho

Profesor de Derechos Humanos en la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios