www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

España penitente y flagelante

miércoles 25 de junio de 2014, 17:32h
Deja de lamentarte, España. ¿Cuándo dejarás de compadecerte de ti misma y de ser un eterno juicio de intenciones? Game over. The world today. Me lo pongo por capirote. Hispania Nostra necesita una repensada, sin acritud, sin perderle el respeto, sin apartar la vista de la mirada del morlaco. La procesión va por dentro y el desencanto de las hermandades zamoranas de la Buena Muerte por fuera, como si alguna muerte fuese buena. Nadie sueña ya con la luna lorquiana que vino a la fragua con su polisón de nardos. Yo sigo soñándote, amada mía, aunque otros persigan la luz del cirio de la luna de sangre. Ponte la peineta y cántame una saeta, manola. España devota y barroca, auto sacramental, cofradía de pecadores. Del mito, al tópico, sin pasar por el logos. Logotipo de interés.

El Borbón, nazareno mayor del Reino, hombre de buena voluntad, baja del trono con la cruz a cuestas, agarra su muleta como si fuera un estandarte y se reincorpora al tajo como agente comercial, business development, del Ibex 35, en el Golfo Pérsico. Ni el Madrit franquista de Bernabéu ni el Madrid de conveniencia de Florentino hizo tanto por el desolado solar ibérico. Ninguno de mis hijos me preguntan ya «¿Papá, por qué somos del Atleti?». Tienen asumido que los fracasados seremos los primeros en entrar en el Reino de los cielos. No soy monárquico -¡Dios me libre!-, pero otra gallina clueca nos cantaría si la izquierda cavernícola y ultramontana de los rojeras de cartón piedra y rostro como el granito del Bierzo, tan analfabetos y dogmáticos como los fascistas nostálgicos del yugo y las flechas, le echaran la mitad de huevos que Juan Carlos. Majestad, aprovecho para poner en conocimiento de su eminencia que estoy acabando una novela basada en el auto-borboneo abrileño de su señor abuelo, don Alfonso XIII. Aguardo impaciente el prólogo de Anson. La España irrecuperable, capaz de lo mejor y lo peor al mismo tiempo. Burócratas de mierda. Excusez moi! Pase usted por ventanilla. Si me sintiera español y no un exiliado sin patria, me consideraría traicionado. España, o el muermo. Crónicas del desamparo. Soledades gongorinas y machadianas. Sigue habiendo más cerebros huecos que casas vacías. Insolvencia neuronal.

Norman Foster ha decidido llevarse su Fundación de Madrid al ver, estupefacto, garabateado su proyecto, por el funcionario cenutrio del Ayuntamiento capitalino que ha tenido la desfachatez de enmendar los planos del que probablemente sea el mejor arquitecto del siglo XX. Que Foster eligiera la Villa y Corte para dejarle en herencia su legado, era de por sí una bendición inmerecida, que nunca hubiésemos agradecido lo suficiente a su esposa Elena Ochoa; que estuviera dispuesto a costear el desembolso de su bolsillo, hacía aún más alucinante todavía el chollo. Que un imbécil haya abortado el alumbramiento, es como para devolver el pasaporte español en la primera comisaría de Policía que pille al paso, que en el caso perdido de este cronista que lo cuenta tiene nombre de Papa (Pío XII) y está a un paso de la Nunciatura apostólica. Ya está tardando la alcaldesa Botella en dar explicaciones a cuenta de la cagada. A ver cómo explica ahora la picia el Alto Comisionado de la Marca España. ¿Operación Canalejas? ¡Vamos, hombre, no me hagas cosquillas en la curcusilla que me entra la risa en la rabadilla del espinazo y me mareo! La España del tedio, del vuelva usted mañana, que nunca se fue, sigue empeñada en dispararse al pie con bolas de cañón.

Max Weber que estas en los cielos. El naZionalismo, o la imbecilidad superlativa como hecho consumado. El abajo firmante todavía cree mucho menos en la “clase votante” que en la “clase política” y confiesa comenzar a sentir tanto o más menosprecio hacia la “opinión pública” que Mariano, todo pasión, aunque por bien diferentes razones a la suya que son producto de su endiosamiento inevitable. Otro que tal baila. Pongamos por caso que hablo de un tal Durán y Lérida. Su equidistancia da grima. Un equipo de investigadores liderado por científicos del CSIC ha llegado a la conclusión de que la unión de depredadores y carroñeros da estabilidad a los ecosistemas. Pues va a ser eso. No sé si Catalonia encaja o no en España; lo que sí sé es que cada vez somos más quienes comenzamos a no encajar ni en uno ni en otro cortijo y a sentirnos cada día que pasa más extranjeros. El Tataclismo culé. El Barça, sombra triste de lo que fue con Pepe Guardiola, también quiere la independencia, en este caso de la FIFA, porque ha osado a tocarle las pelotas. La directiva blaugrana, como sucediera con el abracadabrante fichaje de Neymar, se queja ahora de la existencia de una “mano negra”, mirando de reojo al rival blanco, obsesiones enfermizas a la viceversa, que ha sembrado la cizaña para que sancionen al club por gestionar el parque infantil de la Masía como si fuera La ciudad sin ley de Howard Hawks. Algunos de estos mendas no se sabe muy bien si son pro catalanes o pro rusos. Tampoco a Can Barça le sirve la legalidad vigente, que dicen que es injusta; pero en lugar de contribuir a cambiarla, son tan impacientes y tan suyos, que optan por infringirla. No es de extrañar que Shakira sueñe con ser algún día «la primera dama del Barça», ni que Beyoncé abuse del Photoshop convencida de que su reino es de otro mundo.

Arturo se cree el protagonista de Mad Men, y la verdad sea dicha tiene una estética, mano a mano con su escudero Homs, de cuando el Antiguo Testamento. Reliquia del Arca de Noé, se creen la releche de la modernidad anti-española, y no son más que sinnadies, la reencarnación misma de la España profunda y casposa. Catalonia o el origen insondable de la horchata de chufa. El típico cizañero cobarde: primero indispone a los catalanes que se dejan pastorear, que son rebaño, y luego se queda en casa, muy a gustito, a ver la pelea por la tele, recostado en el sofá. Si fuera capitán de barco, sería el primero en saltar por la borda al primer conato de naufragio, con el flotador de manguitos puesto, inclusive antes que las ratas delibesianas. De nada sirve el sentido común cuando al otro lado de la valla sólo hay imbéciles balando. Ni la contundencia jurídica, ni el sentido de Estado, ni la templanza, ni la razón. Los mendas del Consejo Asesor para la Transición Nacional siguen preguntándose por qué es tan difícil atrapar moscas al vuelo. El PSOE sigue aterrorizado por sus propios fantasmas. Aquí el único que parece haber recuperado la cordura y el sentido de Estado es Rubalcaba, que tiene más talento que toda la tropa de descamisados que le mira con desdeño. El presidente de los socialistas vascos, el tal Eguiguren, ha dicho que «en Madrid con ETA se vivía mejor», y en Ferraz se han limitado a despachar el asunto diciendo que no comparten las declaraciones. Siendo esto así, o Alfredo obliga al sujeto a que se retracte públicamente, o caso de negarse, debería mandarlo públicamente a la mierda, ya que no puede destituirlo ipso facto. Jesús asegura ahora que no dijo lo que dijo a Gara, y que todo lo más no midió bien las palabras, «sabiendo cómo las gastan algunos de la derecha española». Error de cálculo. Susana se la envaina con sus socios comunistas: aprueba un decreto por la mañana y lo deroga por la tarde. “Corrala Utopía”. ¡Manda cojones! Como Gibraltar siga ganando terreno al mar a costa de cebarlo con pedruscos traídos desde el otro lado de la verja como material de relleno, nos quedamos sin canteras en España.

Seguimos esperando impacientemente la exclusiva de Pedrojota el Ballenero, pero de momento nos tendremos que conformar con la que acaba de dar, que tiene doscientos años de antigüedad, y no habla ni de Mariano, ni de Juan Carlos, sino de Fernando VII. Nunca es tarde para volver al redil. Il Cavaliere expiará su pena por fraude fiscal con un año de servicios sociales en un geriátrico, con personas de su quinta. Sesenta y cuatro años, catorce menos que Berlusconi, tiene el pescador noruego que ha encontrado un vibrador en el vientre de un bacalao. Siempre pensando en lo mismo. Confieso no llevar nada bien que Kate Upton haya decidido renegar de sus curvas, después de llegar a la conclusión de que su vida hubiera sido mucho más fácil si tuviese unos pechos más pequeños. A la vista está que a veces Dios da pan a quien no tiene dientes. El beso de Sorolla le daba yo a la moza, si me dejara. España Devota y Lomba. Spring Summer 2014. El retrato al óleo de Aznar pintado por su amigo texano el ex presidente Bush, parece una copia del Ecce Homo de Borja. El eco de España ciega mis ojos, como el humo del puro de la inolvidada Sara Montiel. Siento mucho haberlo escrito todo de seguido, sin ni un solo punto y aparte; pero me está pasando lo que a Lola Flores, que es tanta la pasión que llevó dentro, que no consigo contenerla y por algún lado tendrá que salir. No tengo tan claro como Wittgenstein que todo lo que se puede pensar se puede decir. Pero la verdad sea dicha, me he quedado en la gloria, y eso que he tenido que dejar para otro día la Diada de Sant Jordi porque se me ha acabado el folio y no queda espacio para hablar del santo patrón de Tombuctú.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.