www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Seguridad Internacional y el mundial en Brasil

viernes 09 de mayo de 2014, 20:39h
Uno de los aspectos más importantes en toda competición internacional y también de corte nacional –juegos olímpicos, campeonatos de fútbol, etcétera- que debe cuidar el país anfitrión-organizador es la seguridad de todos: jugadores, personalidades invitadas, delegaciones, entrenadores, público en general.


Si en los juegos olímpicos de invierno pasados celebrados en Rusia, el gobierno de Putin tomó todas las precauciones para evitar cualquier atentado o acto terrorista, el gobierno de Dilma Rousseff tiene que hacer lo mismo de aquí hasta la terminación del campeonato en julio próximo. Ninguna autoridad puede confiarse.

Los acontecimientos en Múnich en 1972 durante los juegos olímpicos de verano no deben repetirse nunca más. Todo gobierno está obligado a dar protección a todos: turistas, residentes, invitados de honor, etcétera.

No tengo registrado en mi memoria ningún acontecimiento terrorista en Brasil particularmente grave, aunque sí recuerdo el secuestro del Embajador de Estados Unidos en Brasilia en los años setenta por un grupo extremista de izquierda. El Embajador estadounidense fue liberado, pero la represión siguió. Algunos miembros de aquel grupo pidieron asilo en México, otros permanecieron algún tiempo en cárceles de la dictadura militar brasileña.

¡Qué contraste entre el fútbol mágico brasileño, en particular el de 1970 que lo vi jugar en México y me encantó cuando sólo tenía siete años de edad y su gobierno entonces represor!

El tema viene a cuento, porque la actual presidenta de Brasil, fue guerrillera y ahora está del otro lado: de la autoridad y la responsabilidad es mucho mayor, ¿cuál? Procurar el bien común, o como decimos en Teoría del Estado, bien público temporal.

Brasil ha vibrado por su magia futbolística. ¡Cómo olvidar a Pelé, Rivelino, Gerson, Tostao, Carlos Alberto, Jairzinho, y otros que rompieron paradigmas del fútbol tradicional, como lo hicieran cuatro años después los holandeses en el campeonato en Alemania Federal!

Brasil en 1970 jugó seis juegos y todos los ganó, contra Checoslovaquia, Inglaterra, Rumanía, Perú, Uruguay y finalmente Italia.

México en 1970 vivía bajo una dictadura de partido, menos feroz que las dictaduras centro y sudamericanas, pero no había los niveles de violencia ni de criminalidad que hoy padecemos los mexicanos. El gobierno de Peña no ha mostrado ninguna mejoría sensible en materia de seguridad y eso es lamentable, muchos discursos y escasos resultados, o como dice el refrán, “mucho ruido y pocas nueces.”

A todos los que nos encanta el fútbol y amamos la paz, le deseamos a todos seguridad durante el campeonato y debemos agradecer a Brasil y a todos los brasileños que sean los anfitriones del Campeonato de Fútbol que presiento será emocionante.

Estoy seguro que el país sede, Brasil, en 2014 será más que un paréntesis en medio del fragor mundial de tanta violencia, a pesar de la pobreza de millones de brasileños, una esperanza para lograr más desarrollo.

Juan Federico Arriola

Profesor de Derecho

Profesor de Derechos Humanos en la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios