www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RESEÑA

Amy Tan: El valle del asombro

domingo 11 de mayo de 2014, 12:37h
Amy Tan: El valle del asombro. Traducción de Claudia Conde. Planeta. Barcelona 2014. 688 páginas. 22,50 €. Libro electrónico: 12,99 €
A pesar de la globalización y reducción de las distancias ideológicas y culturales que ha provocado la evolución tecnológica en los últimos treinta años, siguen existiendo modos de vida y de entender la cultura que continúan sin aproximarse, aunque se comprendan mejor entre ellos. Oriente y Occidente han tenido desde hace siglos una enorme distancia en cuestiones como las costumbres o la forma de entender y afrontar la vida. Si nos retrotraemos cien años, esta brecha era mucho más grande y se empatizaba mucho menos con aquel que pertenecía a la otra cultura. Sin duda, los negocios y el dinero siempre han sido buenos elementos que servían para dejar atrás las diferencias y buscar el acuerdo, los intereses personales y monetarios ha tendido puentes en el pasado y siguen haciéndolo hoy en día.

Uno de estos puntos de encuentro en la ciudad de Shangai de principios del siglo XX era el elegante y clasista lupanar que regentaba una occidental, Lulú. Dentro del recinto de su elegante casa de reuniones, occidentales forasteros y orientales autóctonos gestionaban sus influencias en uno u otro ámbito, de tal forma que la casa conocida como “La oculta ruta de jade" era un centro neurálgico de poder. A todo lo anterior hay que unir a las jóvenes Nubes que pululan por el gran salón de la casa buscando encandilar a un protector que las agasaje y si es posible las retire de este mundo de cortesanas. Dentro de la propia casa vive también Violeta, la hija de Lulú, que crecerá teniendo una relación tensa con su madre y viendo como normal y cotidiano el mundo de las cortesanas, con las idas y venidas de los amantes, sus lujos en caso de ser afortunadas y sus lágrimas en el momento que su edad es un lastre para continuar con esa vida y deben abandonarla.

Esta experiencia vivida en su infancia será determinante cuando el cruel destino hace que su existencia dé un giro circense y se plantee si realmente está en el lugar que le corresponde o si debe luchar para cambiarlo. Por último, como personaje principal de la novela, tenemos a Flora, la hija de Violeta, que nos deja a la vista tres generaciones de mujeres a las que les unen lazos de sangre y el peso del pasado, una de las cuestiones que Amy Tan analiza en esta novela, saber si nuestro pasado es determinante en nuestro presente y futuro y lo más importante, si podemos o no desvincularnos de él. Amy Tan, después de sus numerosos éxitos internacionales, nos lleva a recorrer esta historia en la que las mujeres son absolutas protagonistas y, en muchos casos, sufridoras. Manteniendo su lirismo y encanto a la hora de sumergirnos en la cultura oriental, su maestría en la implicación y complejidad de la psicología de sus personajes, justifica, junto con el resto de virtudes de su estilo narrativo, el éxito de esta novela intergeneracional y en algunos momentos fatalista, pero siempre cautivadora.

Por Jorge Pato García
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios