www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RESEÑA

Yasushi Inoue: Furinkazan. La epopeya del clan Takeda

domingo 18 de mayo de 2014, 12:47h
Yasushi Inoue: Furinkazan. La epopeya del clan Takeda. Traducción de Gustavo Pita Céspedes. SextoPiso. Madrid, 2014. 288 páginas. 20 €
Un roonin es un samurái sin amo, una de las figuras más románticas de la cultura japonesa. Los roonin, se quedaban sin amo por razones muy diversas: porque su amo no podía mantenerlo, porque la casa de su amo era absorbida por otra y el nuevo amo no quería sus servicios o porque él abandonaba la casa por razones de cualquier tipo… Una vez convertido en un roonin, el samurái no dejaba de serlo ni perdía sus derechos a portar armas, pero se convertía en un hombre solitario, a menudo nómada, que vendía sus servicios al mejor postor y que estaba dispuesto a meterse en cualquier aventura que se cruzara en su camino.

Furinkazan, la novela de Yasushi Inoue publicada por la editorial SextoPiso, comienza con una lucha entre dos roonin. Esa lucha, a la que llegamos tras unas diez desconcertantes páginas, comienza una serie de inesperadas acciones, a cuál más atractiva e intrigante, que culminan un libro que, en su conjunto, es una delicia. Una apuesta segura para quien busque esa mezcla de divertimento, literatura, historia e invención en este tiempo de apuestas poco seguras.

Yasushi Inoue es un escritor muy poco conocido fuera de las fronteras de Japón, que vivió de 1907 a 1991. El Japan Quarterly lo definió bien como “un escritor que ha conseguido escapar de los estrechos cauces de la novela japonesa contemporánea”. Se miró algo el ombligo (siempre con humor en novelas pseudoautobiográficas), pero sus intereses fueron hacia la historia antigua japonesa, China, la violencia, el caos y los juegos del poder del pasado. Furinkazan la escribió en 1953 y por sus páginas no ha pasado un ápice de ese tiempo que congeló con sus palabras.

Furinkazan es el lema del clan Takeda, clan que existió desde el siglo XII hasta que fue masacrado por Oda Nobunaga en 1575, en la batalla de Nagashino. El clan fue famoso por su poder expansivo basado en un brillante uso de la estrategia. Furinkazan es una célebre expresión de El arte de la guerra: “Sé rápido como el viento, silencioso como el bosque, fiero como el fuego, sereno como la montaña”. Su sentido, planea sobre el ascenso y la caída de Kansuke Yamamoto, un roonin, enigmático, implacable y profundamente humano que es el protagonista de la novela.

Kansuke, mediante ardides mentales y guerreros, obtiene la confianza del jefe del clan, Takeda Harunobu, y desde su deformidad física y su inteligencia, dirigirá los hilos de los Takeda, con una seguridad sobrehumana. No solo determinará las tácticas de guerra, sino la vida privada y los amores de su jefe. Es, en cierta manera, la historia de un valido, pero una historia que va desde la intimidad hasta lo casi sobrenatural. Y lo delicado, ya que por debajo de una cabeza fría e inteligente se adivina un volcán de pasiones reprimidas que son, en última instancia, las que desencadenan un fatal desenlace.

Quizá lo más sorprendente sea la capacidad del autor para transmitir los entresijos del poder de una cultura tan lejana como la japonesa de una forma no solo clara y casi pedagógica, sino literariamente atractiva desde el punto de vista de Kansuke. Uno sigue los movimientos de los ejércitos, las tomas de decisiones, el nacimiento y la caída de las ambiciones con olvido de uno mismo, como si en el momento de la lectura no existiera ni otro tiempo ni otro espacio que el de aquellas páginas. Es un libro que retrotrae a lecturas juveniles, esas que se hacían desde la pasión y el abandono, y que, de forma engañosa o real, nos hacían mejores. Y al terminar su lectura, en la memoria reverberan las siluetas de ese triángulo que forman Kansuke, el samurái enano silencioso, reservado, fantasioso e infalible con la espada, Harunobu y sus ojos chispeantes y sobre todo Yubihime, la niña robada al clan contrario que creció en el vértice en el que el amor y el odio confluyen.

Por José Pazó Espinosa
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios