www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

España: Entre fútbol, elecciones y paro laboral

lunes 30 de junio de 2014, 14:12h
Estoy en Madrid desde el jueves 22 de mayo para cumplir con algunas obligaciones académicas, con la ayuda de la Universidad Iberoamericana y la cortesía de mis amigos españoles.

Desde las primeras horas me he percatado de que España y particularmente Madrid vive una fiebre futbolística por la final de la Liga de campeones, entre dos equipos de la capital: Real Madrid y Atlético de Madrid que jugaron el sábado pasado en Lisboa y por el próximo Campeonato de fútbol en Brasil. El domingo Madrid se vistió de blanco por el triunfo del equipo de Ancelotti contra el conjunto dirigido por Simeone, al que se le acabó el oxígeno en el segundo tiempo extra.

Pero también me percato de algunas tensiones sociales, económicas y políticas que vive España, ya derivadas de las elecciones europeas realizadas el domingo 25 de mayo, ya por el paro que sigue siendo muy alto, ya por cuestiones migratorias, etcétera.

Si España puede aprender de su historia, en particular de la guerra civil 1936-1939, será muy importante, recordar que la falta de acuerdos políticos y las actitudes extremistas tanto de izquierda radical como de derecha militar, llevaron al pueblo español entero al sufrimiento por hambre, muertes violentas, desolación, rupturas familiares y destrucciones de ciudades enteras.

¿Se puede vivir en democracia y aceptar las diversas posturas ideológicas? Esta pregunta me la planteé en mi libro Teoría General de la Dictadura hace veinte años y mi respuesta es no. No se puede aceptar a los grupos más radicales que han utilizado la democracia para llegar al poder y una vez en la cumbre del Estado atentan contra las instituciones y el pueblo que permitieron su ascenso. Ejemplos hay varios: Adolfo Hitler y Hugo Chávez, los dos fallidos golpistas, posteriormente obtuvieron el poder a través de elecciones democráticas y sus actitudes dictatoriales no tardaron: represión, demagogia, control excesivo en lo político y lo económico.

¿Qué pasa en España? Hay nuevamente algunos grupos que se han beneficiado de la democracia para ventilar sus ideologías que paradójicamente son antidemocráticas. Unos esconden en los discursos nacionalistas-regionalistas sus pésimas gestiones públicas, otros, muestran su xenofobia contra migrantes, con grabaciones hechas públicas y tratan de corregir su odio a otras personas.

Los viejos estoicos tenían razón, no debe haber fronteras políticas en el mundo. Todo el planeta es nuestro hogar.

Por lo pronto, en España me siento en casa, no sólo por el idioma que es patria y recuerdo en esto al gran bilbaíno, vasco, español y pensador universal, Miguel de Unamuno sobre quien hice mi tesis doctoral en Filosofía; sino también por las costumbres y la gastronomía.

Hago votos para que España poco a poco resuelva el tema del paro y con gran paciencia las tensiones regionales. Hay que leer y releer a Miguel de Unamuno, a José Ortega y Gasset, a María Zambrano y a Julián Marías, porque las actuales tensiones son históricas y no se han resuelto con la violencia estatal. El franquismo fracasó y la República también, pero la actual democracia española tiene más herramientas para salir adelante. Estoy convencido y así lo espero.

Juan Federico Arriola

Profesor de Derecho

Profesor de Derechos Humanos en la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios