www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SOLO EL 5% VOTÓ CONTRA LA DECISIÓN DEL REY

lunes 30 de junio de 2014, 14:12h
La soberanía nacional, que reside en el pueblo español, fue secuestrada en 1939 por el Ejército vencedor tras la guerra incivil. En 1978, al firmar la Constitución, el Rey Juan Carlos I devolvió la soberanía nacional al pueblo, tal y como su padre Juan III defendió como objetivo sustancial de la Monarquía parlamentaria frente a la dictadura de Franco. El Congreso de los Diputados acaba de aprobar con solo un 5% de votos negativos la decisión del Rey de abdicar en su hijo, el futuro Felipe VI. El 87% votó a favor y el resto se abstuvo. Es decir, el Rey ha conseguido el respaldo ciertamente abrumador del 86% de quienes representan la soberanía nacional, a pesar de que en los últimos días la extrema izquierda ha multiplicado sus campañas coactivas y sus manifestaciones callejeras. Nadie puede poner en duda la legitimidad democrática del Parlamento español. El Congreso y el Senado derivan de la voluntad general libremente expresada por el pueblo español. El resultado de la votación en torno a una generosísima decisión del Rey Juan Carlos, la de abdicar, ha sido inequívoco, incluso abrumador. El pueblo ha hablado, respaldando, con intervenciones acertadas de Rajoy, Rubalcaba y Rosa Díez, la Constitución de 1978. De lo que se trata ahora es de mirar hacia adelante. Hacerlo hacia atrás, como la mujer de Lot, sería convertirse en estatua de sal. Felipe VI tiene la obligación de apoyar, respaldar y contribuir a que los Gobiernos derivados de la voluntad popular reconduzcan el futuro de España hacia lo que desean las nuevas generaciones, sin olvidar todo lo que se consiguió en el ejercicio de las libertades durante el reinado de su padre Juan Carlos I.

Luis María ANSON

de la Real Academia Española

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios