www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CÁNDIDO MÉNDEZ DEBE DAR LA CARA

lunes 30 de junio de 2014, 14:12h
Cándido Méndez es un hombre serio, coherente y constructivo. Ha dirigido de forma eficaz el sindicato socialista si bien lleva demasiado tiempo en su cargo. Méndez es, además, un excelente dialéctico y ha demostrado gran habilidad para sortear los obstáculos con los que se ha enfrentado UGT. Ahora debe dar la cara. El nuevo escándalo que zarandea a su central sindical ha producido conmoción en el mundo del trabajo. La inmensa mayoría de los sindicalistas de UGT son honrados y están al servicio de los intereses de los trabajadores. Su esfuerzo no puede emponzoñarse por la voracidad y las torpezas de unos pocos, que se han dedicado a sustraer el dinero público en beneficio de sus bolsillos o para atender gastos, a veces desproporcionados, del propio sindicato. Cándido Méndez no puede esconder la cabeza como el avestruz. El escándalo está en la calle. Tiene que hacerle frente y dar una explicación pública de lo que ha ocurrido. Lamentable es que algunos empresarios se hayan metido también en el fango de los cursos de formación y otras corruptelas. Pero, por cuestiones de imagen, la corrosión principal la sufre UGT. Algunos de los que deberían estar al servicio de los que trabajan han convertido el sindicato en un negocio y se han embolsado parte del dinero público destinado a beneficiar a los trabajadores hoy engañados y chasqueados. Tanto dentro como fuera de UGT se está a la espera de que Cándido Méndez hable, bien en una rueda de Prensa, bien a través de un comunicado público que explicite y aclare la posición de UGT.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.