www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL SERVICIO DE RUBALCABA A LA ESTABILIDAD ESPAÑOLA

lunes 30 de junio de 2014, 14:12h
Antes de que Alfredo Pérez Rubalcaba anunciara su retirada de la política activa, Luis María Anson publicó en el diario El Mundo el artículo que reproducimos a continuación. “Tras cerca de 40 años de democracia pluralista plena, exacerbado ya el extremismo de varias opciones políticas, asombra que el Congreso aprobara por el 86% de los votos la ley de abdicación de Juan Carlos I y la sucesión en Felipe VI. Asombra que el Senado lo hiciera por el 90%. Asombra que los diputados y senadores en pie aplaudieran el discurso del nuevo Rey. Asombra que los canales de televisión robustecieran sus audiencias con los millones de españoles que siguieron el acto. Asombra, en fin, que en las calles y en la plaza de Oriente se agolpara una multitud de ciudadanos con el aplauso encendido. Habrá que reconocer el excelente trabajo de Rafael Spottorno al frente de la Casa del Rey; del presidente del Gobierno y su equipo de colaboradores; de las diversas Instituciones del Estado. Pero se perdería el sentido de la justicia si no se reconociera a un hombre clave en la operación sucesoria: Alfredo Pérez Rubalcaba. Testigo de la Transición, el dirigente socialista reverdeció el espíritu de aquella operación política: el pacto de Estado entre el centro derecha y el centro izquierda para los grandes asuntos nacionales. Rubalcaba consiguió embridar a algunos potros desbocados de su partido. Logró que todos se sumaran al pacto de Estado. En medio de las contradicciones internas que zarandean al PSOE y a pesar de la decadencia electoral del partido, el líder socialista demostró una vez más que es un peso pesado de la política. La operación sucesoria se hubiera hecho en cualquier caso pero de forma precaria. Las abrumadoras mayorías de consenso se alcanzaron gracias a la habilidad de Rubalcaba, gracias a su sentido de Estado y a su compromiso con el espíritu de la Transición. Se puede coincidir con el dirigente socialista. Se puede discrepar de él y son muchos dentro y fuera de su partido que lo hacen. Pero se negaría la evidencia si no se reconociera el papel estelar que ha desempeñado en la proclamación por las Cortes del nuevo Rey. Un diez para Rubalcaba. Un diez sin veladuras ni cicaterías. Algunos creen que hemos asistido al canto del cisne del espíritu de la Transición y que no volverá a repetirse el consenso. Ojalá se equivoquen los augures porque la estabilidad de España continúa residiendo en el pacto de Estado de 1978, en el espíritu de la Transición, imprescindible para la reforma constitucional que es necesario poner en marcha para conformar la España que desean las nuevas generaciones.”
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.