www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Los héroes del 7 de julio

martes 08 de julio de 2014, 20:23h

            Aparte de San Fermín, el 7 de julio es una fecha señalada en la historia de España, y especialmente de Madrid, ya que en ese día de 1822 se frustró un golpe de Estado. En el denominado trienio liberal, España disfrutaba de un régimen constitucional, el nacido -y ahora recuperado nuevamente- de la Constitución de 1812, que mal que bien, buscaba ser en esos años una monarquía constitucional, con la enorme dificultad, como ahora veremos, de un Rey poco respetuoso con la Constitución y el régimen democrático, Fernando VII -a pesar de su conocido y poco creído aserto de 1820: “marchemos francamente, y yo el primero, por la senda constitucional”.

            Los hechos básicamente fueron que cuatro batallones de la Guardia Real se amotinan el 2 de julio de 1822 en El Pardo. Previamente se habían reunido por la mañana en las afueras de Madrid, en el campo de los Guardias, donde el General Pablo Morillo trató de que no llevaran a cabo su plan. Por lo demás, el Rey Fernando llevaba meses intrigando contra el nuevo régimen liberal y vio en este movimiento militar una buena oportunidad para su intención de acabar con el régimen constitucional o, al menos, debilitarlo. El 6 de julio el Rey Fernando VII secuestra en el Palacio Real a los ministros y al secretario del Consejo, a los que había convocado previamente para estudiar la situación. Mientras, dos batallones de la Guardia se hacen con el Palacio Real.

En la madrugada del 7 de julio los batallones de El Pardo, divididos en tres columnas, entran en Madrid y avanzan hacia la Plaza Mayor, pero la Guardia Nacional les hace frente y gana la contienda. Se logra evitar que el golpe de Estado instigado por el Rey triunfe. Gracias a las milicias formadas por paisanos y burguesía progresista, y lideradas por algunos generales, la Constitución de 1812 y su régimen liberal seguirán vivos un año y pico más, hasta que en octubre de 1823 el duque de Angulema al mando del ejercito francés de los Cien mil hijos de San Luis y con el apoyo de la Santa Alianza, reestablezcan el régimen absolutista de Fernando VII. El tesón y la defensa de la libertad de la sublevación del teniente coronel Rafael de Riego de 1 de enero de 1820 frente al absolutismo de Fernando VII, que inicia el trienio liberal, tiene en estos héroes del 7 de julio de 1822 su continuidad.

            Por todo ello, en Madrid, hay una calle dedicada a los héroes del 7 de julio. Precisamente es la calle que une la Plaza Mayor con la Calle Mayor, paralela a la dedicada a Felipe III y anterior a la de Ciudad Rodrigo. Es bueno que los españoles y especialmente los madrileños, conozcamos los porqués de lo mejor de nuestra historia, de aquellos que entregaron sus vidas por la defensa de la libertad, del Estado constitucional, de la naciente democracia liberal frente a los defensores del Antiguo Régimen.

David Ortega Gutiérrez

Catedrático de Derecho de la URJC

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios