www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORDI PUJOL: NO SERÉ YO EL QUE ECHE LEÑA AL FUEGO

sábado 26 de julio de 2014, 11:44h
No, no echaré leña al fuego. Jordi Pujol es un peso pesado de la política española...

No, no echaré leña al fuego. Jordi Pujol es un peso pesado de la política española. A lo largo de su dilatada gestión dio muestras de moderación, de equilibrio y prudencia; defendió la identidad catalana dentro de la unidad de España; facilitó la gobernabilidad tanto con el PSOE como con el PP. Se trata de un político serio de espíritu abiertamente constructivo.

No voy a analizar lo que él mismo ha desvelado ante la opinión pública ni la crueldad con que algunos comentaristas están tratando a un hombre en el que predomina abrumadoramente lo positivo sobre lo negativo. Naturalmente que no se me escapa la gravedad del asunto. Está claro, además, que la revelación del viernes, pone punto final a la vida política de Jordi Pujol. Como nunca he hecho leña del árbol caído tampoco la voy a hacer ahora.

Desde que el dictador Franco le encarceló, he seguido a Jordi Pujol, siempre con admiración ante su seriedad personal, ante su sólida formación intelectual y ante su extraordinaria habilidad política. Dio continuidad a la gestión constructiva de Tarradellas y mientras estuvo en el poder la pirueta secesionista de ERC solo fue una anécdota menor. Denigrar ahora a Jordi Pujol por un pasaje ciertamente muy grave, por él mismo desvelado, me parece un ejercicio lamentable. Sé muy bien que las cosas han cambiado, que los elementos de juicio son distintos. Pero ya me gustaría a mí que tuviéramos al frente de Cataluña al Pujol de los años ochenta. Conviene no olvidar, precisamente ahora, lo que hizo y lo que significó. Me parece de justicia, ante el arrasador episodio que le zarandea, recordar las aportaciones suyas a la estabilidad de la vida política española.