www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ZAPATERO DEJÓ 4.422.000 PARADOS, MÁS DE LOS REGISTRADOS POR RAJOY EN JULIO

viernes 01 de agosto de 2014, 13:00h
A la espera de cifras oficiales, se puede afirmar que, tras la gestión de una crisis...

A la espera de cifras oficiales, se puede afirmar que, tras la gestión de una crisis galopante, Rajoy ha reducido ya el número atroz de desempleados que le dejó Zapatero: 4.422.000. A pesar de los esfuerzos de un sector de los sindicatos para que el paro se incrementara, a pesar de la tendencia al alza que legó la gestión Zapatero, a pesar de que en febrero de 2013 se escaló la cota máxima con 5.040.222 desempleados, las reformas laborales y la acertada política económica han permitido a Mariano Rajoy situarse en este mes de julio por debajo de las cifras de 2011.

Como ha demostrado José Luis Feito, presidente del Instituto de Estudios Económicos, las exigencias de las centrales sindicales son causantes directas del 50% del paro que los españoles padecemos. Tal vez 150.000 empresas han cerrado porque no podían atender las imposiciones sindicales. Relevante ejemplo sería la televisión valenciana, empresa pública en la que el nepotismo de políticos y sindicalistas había engrosado la plantilla hasta los 1.800 trabajadores, es decir, más que la suma de Antena 3, Telecinco, la Cuatro y la Sexta. Semejante despropósito era insostenible. El despilfarro del dinero público tiene sus límites. La televisión autónoma valenciana podría haber continuado con 900 empleados. Las exigencias sindicales terminaron por cerrar la empresa dejando en el paro a la totalidad de los trabajadores.

A pesar de los fúnebres augurios de Toxo y Méndez, la reforma laboral ha reducido el déficit del Estado, ha recortado la prima de riesgo y, sobre todo, ha disminuido el paro, que sigue siendo atroz pero que está ya por debajo del que dejó Zapatero.

Hace dos años por estas fechas, la prima de riesgo se situó en los 638 puntos. Hoy se mueve en el entorno de los 130. No está de más que entre tantos males como azotan a España, malherida por el órdago secesionista de Junqueras y su escudero Mas, se subrayen los aspectos positivos de la situación porque la luz se vislumbra ya al final del túnel.