www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RAJOY: INSUFICIENTE REDUCCIÓN

miércoles 13 de agosto de 2014, 10:54h
José Luis Rodríguez Zapatero, atento siempre, y con esmero, al despilfarro socialista...

José Luis Rodríguez Zapatero, atento siempre, y con esmero, al despilfarro socialista del dinero público, le dejó a Mariano Rajoy una flota de 921 automóviles oficiales para servicio de los diversos ministerios con cerca de 1.200 choferes.

Mariano Rajoy ha reducido a una tercera parte la megalomanía zapatética. Tiene censados 303 vehículos y una plantilla de 411 choferes. El presidente popular se siente orgulloso de la austeridad que ha impuesto. Justo es reconocer que mejor eso que nada.

Pero veamos. El primer ministro británico, nada más hacerse cargo del número 10 de Downing Street, tomó la decisión de suprimir todos los coches oficiales adjudicados con carácter personal a los altos cargos de la Administración. En estos momentos, si un ministro británico efectúa un viaje exigido por su departamento debe solicitar un automóvil de la escasa flota que permanece al servicio de la Administración. Salvo esa circunstancia, los ministros británicos y no digamos los secretarios de Estado, subsecretarios, directores generales y demás altos cargos utilizan sus automóviles particulares para desplazarse.

El presidente de Francia ha ido más lejos. A los ministros y demás cargos de los ministerios se les paga lo suficiente para que sufraguen el gasto de sus automóviles, ha dicho el señor Hollande. Y ha reducido a cero el presupuesto de coches adscritos a la función de los responsables políticos de los diversos ministerios.

Frente a estas posiciones de Francia e Inglaterra, los 303 vehículos y 411 choferes de Mariano Rajoy, aunque rebajen en un 70% lo que gastaba Zapatero, constituye un despropósito. El pueblo español no se puede permitir el dispendio en automóviles, choferes, seguros, mantenimiento, reparaciones y gasolina del ingente número de vehículos que se han adjudicado las cuatro Administraciones: la central, la autonómica, la provincial y la local.