www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

POR LIBRE

Celtiberia show: también Canarias quiere la independencia

domingo 17 de agosto de 2014, 18:59h

Parece ser que el ejemplo catalán se extiende allende los mares. Pero dentro del circo de la política española, en la versión moderna de Celtiberia Show. Y no es de extrañar. Las bravuconadas de Artur Mas y compañía han dado sus frutos. Toda la política española gira en torno al maldito referéndum, el presidente de la Generalidad es recibido por Rajoy en lo que algunos consideran un trascendental encuentro, pese a que nada cambió; los partidos ofrecen sus más audaces propuestas para evitar que se enquiste el problema: tercera vía, federalismo y cien memeces más. Hasta Europa parece estar pendiente de la deriva secesionista que resquebraja la unidad y el sentido común de nuestra nación. Y, sobre todo, la financiación de Estado sigue fluyendo sin parara hacia el Principado. Pase lo que pase el 9 de noviembre, los nacionalistas catalanes han puesto su pica en Flandes.

Y, claro, el ejemplo cunde. Y hasta el más zopilote de la política española, el presidente de Canarias Paulino Rivero, que gobierna las islas en minoría, por la torpeza de PP y PSOE de no pactar, se ha puesto farruco y, a la primera oportunidad, ha amenazado a Rajoy, como Mas, Urkullu y hasta el potito, con “romper relaciones con España”. Como si Canarias no formara parte del territorio nacional, como si la inmensa mayoría de los isleños no se sintiera orgulloso de ser español, como si el fondo de liquidez autonómico no paliara los problemas económicos de las islas, como si el Estado no protegiera a Canarias de la inmigración ilegal y de la amenaza marroquí, además de contar con un régimen fiscal especial. Como si nada.

Pero el estratega Rivero ha visto el cielo abierto con el “escándalo de los hidrocarburos”. Lo que hasta hace poco se consideraba el “oro negro” se ha convertido, ahora, en una amenaza para el medio ambiente. Y es que se acercan las elecciones, sus previsiones de éxito son mínimas y ha creído que envolverse en la bandera ecologista le podría proporcionar réditos electorales. Ha puesto pies en pared y, rodeado por los cabildos de Fuerteventura y Lanzarote, ha convocado formalmente una rueda de Prensa para soltar su diatriba amenazante. Si se realizan las prospecciones petrolíferas aprobadas por el Gobierno-ha dicho- Canarias romperá relaciones con España. Y se ha quedado tan contento.

Lo que no ha querido comentar Rivero es que su brillante gestión ha contribuido a que Canarias se encarame a la primera posición del ránking del paro (nada menos que el 30 por ciento del mercado laboral y más del 50 por ciento de los jóvenes no tienen trabajo). Tampoco ha reconocido que el riego de accidente se estipula en un 0, 003 por ciento; esto es, nulo, pues las prospecciones se realizarán a más de 50 kilómetros de la costa. Y también ha ocultado a la opinión pública que Repsol, la empresa encargada de buscar el petróleo, crearía riqueza en las islas y aminoraría la descomunal tasa de paro. Y si fluyera el crudo como está previsto, el negocio continuaría por largos años, beneficiando en especial al pueblo canario.

Pero nada de eso importa. Resulta más divertido y moderno inventarse amenazas medioambientales, vociferar, atraer a los partidillos de izquierda, a los grupos radicales y los antisistema para captar sus votos y, sobre todo, seguir el ejemplo catalán de amenazar al centralismo fascista y antidemocrático para, a cambio, sacar tajada. De momento, Rajoy anda dando pedales por su tierra gallega. Habrá que esperar su reacción a la vuelta de vacaciones. Arriola ya le ha mandado un correo para que reciba a Rivero inmediatamente y que vaya colocando la bandera canaria en un lugar de honor en La Moncloa. Así, Rivero dirá una cosa a la salida de la reunión en La Moncloa y, la contraria, al llegar a Canarias. También como Artur Mas. Pero entre las algaradas a lo Diada y las portadas con Rajoy, Rivero espera ganar las próximas elecciones. Que para eso ha tenido el valor de amenazar al Estado. La prosperidad de Canarias puede esperar. La victoria electoral, no. Celtiberia show.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.