www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Eso no es periodismo

domingo 18 de mayo de 2008, 21:55h
Pues qué quieren que les diga. Soy periodista y, precisamente por ello, estoy de acuerdo con Telma Ortiz cuando denuncia que hacer una portada con una foto suya y de su familia paseando por la playa, no es de interés público. Soy una retrógrada censuradora que piensa que los periodistas no estamos obligados a informar de todo lo que nos exigen los ciudadanos, si eso que nos piden sólo va a servir para satisfacer el morbo o la simple curiosidad de una raza de adictos al cotilleo.

No, no creo que un buen periodista sea aquél que sea capaz de excavar más hondo en la basura más putrefacta en pos de la noticia más impactante. Es más, si los periodistas sólo estamos para eso, yo me borro. Una información sobre política nada tiene que ver con una sobre un partido de fútbol o sobre la última fiesta de los Grimaldi, pero todas ellas tienen valor periodístico. Por el contrario, la intromisión en la intimidad, el acoso y, en muchas ocasiones, la difamación que practican muchos medios, escudándose en una rastrera defensa del ‘derecho a informar’, no sólo no es periodismo, sino que supone una gran lacra para todos aquellos profesionales que sí ejercen con orgullo y dignidad su profesión. Una noticia robada acerca de una infidelidad, un desliz sexual, o cualquier tipo de detalle que tenga que ver con la vida íntima de una persona, cuyas preferencias no afecten a nadie más que a ella o sus más cercanos, no debería importar a nadie.

Lamentablemente, hay mucho público dispuesto a pagar por ello y, en consecuencia, empresas que no tienen inconveniente en satisfacer esa demanda. Desde un punto de vista mercantil, puede que sea legítimo. Pero, aún así, el hecho de que una información atraiga a un mayor número de audiencia, no la convierte en objeto de interés público. Y al acto de satisfacer esa curiosidad morbosa, se le podrá llamar de mil maneras, pero no periodismo. Tratar de tergiversar el debate mezclando los intereses comerciales, con el sagrado derecho a la libertad de expresión y el de la información, es execrable. Por el bien de todos, la diferencia debería estar bien clara.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.