www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

La crisis francesa se ahonda

jueves 18 de septiembre de 2014, 20:07h
Hace seis meses publiqué en estas columnas un artículo titulado “Hollande ha muerto (políticamente)”. El voto de confianza que el primer ministro, tras una crisis de gobierno muy artificial a finales de agosto, acaba de cosechar en el Parlamento es el comienzo de la agonía de Manuel Valls. Entre abril y hoy, ha perdido 37 votos : obtuvo en abril 306 síes frente a 233 noes. El 16 de septiembre 269 sies y 244 noes. Ni siquiera goza de mayoría absoluta (289 en el parlamento) lo que significa que las próximas grandes leyes tendrán que ser negociadas (y quizá desnaturalizadas) para superar el voto de los diputados. Añadiendo a esto la perspectiva de la pérdida de la mayoría en el Senado (que se renueva el 28 de septiembre), todo indica que Manuel Valls y su gobierno sufrirán un calvario parlamentario en los próximos meses. Pero estamos solo en el ecuador de la legislatura. ¡Nos quedan más de 30 meses de mandato!

Hablemos claro. En el corrillo de la vida política francesa, todos saben que la autoridad del presidente Hollande se ha esfumado no solo simbólicamente y frente a la opinión pública – en las últimas encuestas alcanza solo el 13% de nivel de satisfacción – sino frente a sus ministros y diputados. Todos saben que el nombramiento de Valls fue un golpe propiciado por unos conspiradores (dentro de los cuales estaba Arnaud Montebourg, defenestrado por Valls en agosto) que querían el poder. Valls y Montebourg se asociaron a pesar de sus divergencias políticas. Valls quiere ser el reformador de la izquierda, tanto como Montebourg. El primero tiene en las políticas de Schröder su modelo. El segundo más bien hubiera mirado hacia la alternativa que encarnaba Oskar Lafontaine. Me estoy refiriendo a un debate de política económica que los socialistas alemanes tuvieron en 1998-1999… Solo tenemos en Francia 15 años de retraso. Como lo apuntan los observadores de la política francesa, los socialistas están pagando el precio de no haber trabajado ni haber decidido sus orientaciones. ¿Y a quién se debe eso? Al liderazgo de Hollande entre 1997 y 2005… Obsesionado por la síntesis, ha dejado que el Partido Socialista se convirtiera en capillas enfrentadas y en equipos rivales. Esta actitud tuvo también sus consecuencias morales: jamás Hollande sancionó a los corruptos que pululan en las filas socialistas (tal es el caso de Jean-Noël Guérini, presidente de la Diputación de Marsella). Esta crisis moral ha marcado su gobierno: el ministro de presupuestos Jérôme Cahuzac tuvo que dimitir tras admitir que tenía unas cuentas en Suiza (2013) y hace apenas unas semanas el secretario de Estado de Comercio exterior tuvo que dimitir porque ni pagaba sus impuestos, ni su alquiler, ni sus multas.

A este panorama político hay que añadir la situación económica. Francia se ha estancado. Sus cifras macroeconómicas son lamentables : crecimiento 0, déficit del 4,4% en 2014 (frente al 4,1% en 2013), paro del 11%, nivel de impuestos record (el 47% del PIB). Sus perspectivas son malas: las reformas de los sistemas de financiación del sistema de jubilación (2003, 2010 y 2012) no han servido y hay que volver a plantearlo. No es difícil imaginar la angustia social que produce.

El sentimiento que predomina hoy en día en la sociedad francesa es el abatimiento, la desesperación. El auge de las intenciones de voto para el partido de Marine Le Pen no traduce otra cosa. La autoridad política se ha debilitado en niveles que recuerdan el final de la IVª República. Las políticas públicas fracasan. Todo el sistema francés se desbarata. Este es el balance de dos años y medio de gobierno de François Hollande : la crisis francesa se ahonda. Es una mala noticia para toda Europa porque llevará sus consecuencias colectivas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.