www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RELATOS

Juan Villoro: ¿Hay vida en la Tierra?

domingo 12 de octubre de 2014, 14:11h
Juan Villoro: ¿Hay vida en la Tierra?
Ampliar

Anagrama. Barcelona, 2014. 376 páginas. 19,90 €. Libro electrónico: 14,99 €

Por Francisco Estévez

El aparente retruécano del título no exento de ironía nostálgica es precisa síntesis de la colección de cien historias que agavilla el presente libro. Estas realidades contadas desde la mirada del buen fabulador que es Juan Villoro tienen un origen articulista fruto de la colaboración del autor en distintos medios de prensa mexicanos. De esos “borradores” nacen estos relatos. Todos ellos comparten una búsqueda implícita, inquisitiva las más de las veces. Literatura periodística como indagación de la realidad. Esa posibilidad de vida inteligente en otro planeta, como nos preguntábamos cuando chicos, se transmuta aquí en el análisis de esa vida cotidiana que se nos escapa como agua de entre las manos en este mundo cada vez más virtual y visual pero menos tangible.

El escritor mexicano ha practicado con asiduidad el periodismo literario y la crónica, baste recordar esa pequeña joya que es Palmeras de la brisa rápida, excepcional recorrido por Yucatán que haría bien su editor español en publicar por estas tierras. Estas cien crónicas, aún centradas en su mayoría en los modos y costumbres de México, contienen el germen de lo universal. Esa tierra de azares implícitos que resulta el valle de la ciudad de México y el conjunto de miserias y bondades de la cultura mexicana son aquí avistados también como miga de fenómenos más generales. Al modo que nos hiciera entender Josep Pla en esa curiosa concepción de lo local como contraposición pero también reflejo de lo universal. Los relatos presentes se configuran como crónicas a caballo entre el costumbrismo, el cuento, el retrato urbanita, el cuadro de impresiones, intercalado de reflexiones volanderas, apuntes sociológicos y más. La vigorosa personalidad de Juan Villoro da para mucho y no es vano recordar ahora el aplicado filósofo que fue su padre, Luis Villoro.

Hay entre estos aguafuertes algunas perlas que resplandecen como “Las dos tortugas” o “En defensa de la tos” pero son páginas como las de “Chicago” donde toma el pulso íntimo de esa ciudad desbordante y desbordada que es el Distrito Federal de México. No extraña que el propio narrador convertido ya en personaje, como lo es su familia y amistades, afirme lo siguiente: “Me quité los lentes para escuchar, como si lo hiciera por los ojos”. Justo desde esa mirada propone una verdad alterna, contradictoria quizá, ajena siempre al sentido más literal. Esa mirada tangencial y atenta que rebusca en las grietas de la realidad. Una mirada mantenida por una rica, intrincada y sugerente viveza que halla a cada paso lo insólito de lo cotidiano. En efecto, buena parte de estas historias nacen de la manera equívoca de interpretar la realidad. Esto que podría ocultar, paradójicamente permite desvelar el retrato más íntimo de la esquiva realidad gracias al temperamento único del atento narrador mexicano. Los estímulos de la realidad son variables para Juan Villoro pero apela siempre al confuso desorden de la vida normal.

Cronista del tiempo que transitamos, Villoro entiende la escritura como lente de aumento de una realidad opaca al trasluz y fugitiva. Una escritura que circunda la realidad en el vano intento de aprehender entre palabras, siquiera por unos segundos, su tibia intimidad. La escritura como desciframiento de la gran esfinge de nuestra vida, el enigma de lo real. Se atisba en estos aguafuertes una respuesta positiva a la fina ironía del título.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.