www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRINIDAD JIMÉNEZ Y GARCÍA-MARGALLO, DE LA PIRAGUA AL PORTAAVIONES

lunes 20 de octubre de 2014, 11:43h
Trinidad Jiménez es una mujer simpática, constructiva y capaz. Como ministra de Asuntos Exteriores...
Trinidad Jiménez es una mujer simpática, constructiva y capaz. Como ministra de Asuntos Exteriores fue una piragua al lado del portaaviones García-Margallo. De prácticamente no existir en política internacional con Trinidad Jiménez se ha pasado a que 133 países hayan elegido a España miembro del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Por otra parte, se ha recuperado la voz y la presencia en Europa. Y el ninguneo del presidente de Estados Unidos ha sido reemplazado por la atención y la deferencia de la primera potencia mundial.

García-Margallo trabaja de sol a sol. Ha multiplicado sus gestiones para que España recuperara la posición perdida por José Luis Rodríguez Zapatero. Lo ha conseguido. La voz de Margallo, la voz de España, es escuchada hoy en los grandes foros internacionales, en la ONU, en la OTAN, en la Unión Europea, en la Comunidad de Naciones Iberoamericanas e, incluso, en los gigantes asiáticos, y no solo Japón, sino también China e India.

No se trata de denigrar a nadie. Trinidad Jiménez hizo lo que pudo dentro de la política internacional de Zapatero. Se quedó en la Bolivia de Evo Morales y en el entusiasmo por Hugo Chávez y Fidel Castro. Los interlocutores de García-Margallo son Obama de Estados Unidos, Cameron del Reino Unido, Hollande de Francia y Merkel de Alemania. España está ya donde le corresponde y su política exterior camina segura de la mano de un político coherente y de autoridad reconocida.