www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRÍTICA DE ARTE

Depero futurista: exaltación del arte veloz

miércoles 22 de octubre de 2014, 15:34h
Exposición organizada por la Fundación Juan March.
Además del cubismo, la abstracción y el surrealismo, el arte del siglo XX asistió al surgimiento de otras corrientes rupturistas con la tradición. Una de ellas fue el futurismo, movimiento de origen italiano y espíritu rebelde interesado en captar los diferentes estados de la figura en movimiento.

Así, el progreso, la técnica, la velocidad y la mecanización centraron el propósito de su obra, que buscó la representación de la acumulación de experiencias visuales aplicadas al movimiento.

Marinetti, Carrà, Boccioni y Balla fueron algunos de sus representantes, como también Depero, a quien la Fundación Juan March dedica una exposición para la que ha preparado un vivo montaje, en cuanto recovecos, texturas y colores -incluido un guiño a la bandera italiana-, muy acorde con el contenido de la obra de este italiano nacido en 1892 en Fondo, provincia de Trento.

La primera vanguardia surgida en Italia que cuestionó el academicismo imperante de principios del siglo XX ha sido personificada en la figura de este artista polifacético interesado no sólo por la pintura, sino también por la escultura, la publicidad o el teatro.

Los manifiestos escritos por los integrantes del futurismo dan comienzo a una exposición dinánima, ya sea por la configuración del recorrido, ya sea por la obra reunida, representante del arte veloz de los futuristas quienes, pese a querer diferenciarse del cubismo, de la factura de sus obras se deduce una influencia indudable de la corriente liderada por Picasso y Braque.

En Veciclìsss-Atrazione animale, 1915, es un claro ejemplo de cómo buscaron representar la velocidad, ya fuera a partir del movimiento de un animal o de un medio de transporte como una motocicleta, como ocurre en Motociclista, solido in velocità, de 1927.

En el caso de composiciones coloristas como I miei Balli Plastici, de 1918, o Big sale, de 1929, el arte veloz está presente a modo de cita o como una nota simbólica en figuras o aparatos en movimiento.

Así como la técnica futurista enlaza con la cubista, también lo hace con el dadaísmo si se atiende a su obsesión por la mecanización del mundo, símbolo de modernidad para Depero y sus colegas; de alienación, para Duchamp o Picabia.

No hay que pasar por alto referirse a la labor como publicista que llevó a cabo Depero, como tampoco los vínculos del futurismo con la política, pues fue un movimiento caracterizado por una profunda identidad política, ética y social.

Tratándose de que durante sus años de máxima actividad artística, Italia asistió al alzamiento del fascismo encarnado en la figura de Mussolini, no extraña que la obra de los futuristas se viera salpicada por los intereses de un movimiento dictatorial que decía ser revolucionario, la misma etiqueta de la que presumían los futuristas, cuya obra enérgica se ajustó al mensaje de la propaganda fascista.

Información sobre la exposición:

Lugar: Fundación Juan March.

Fechas: del 10 de octubre al 18 de enero.

Horario: de lunes a sábado de 11:00 a 20:00 horas / domingos y festivos de 10:00 a 14:00 horas.

Entrada: gratuita.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.